EDUCAR ES LA SOLUCIÓN
Minuto a Minuto

 

 

EDUCAR ES LA SOLUCIÓN

Por: Sergio R. Nava Espíritu*

 Frente a los numerosos desafíos del porvenir, la educación constituye un instrumento indispensable para que la humanidad pueda progresar hacia los ideales de paz, libertad y justicia social.

 Este último cuarto de siglo ha estado marcado por notables descubrimientos y progresos científicos, muchos países han salido del subdesarrollo y el nivel de vida ha continuado su progresión con ritmos muy diferentes según los países. Ahora, ¿Hemos hecho las conclusiones tanto respecto a las finalidades, las vías y los medios de un desarrollo duradero en México, respecto a nuevas formas de vida Nacional? ¡Ciertamente no! Éste será entonces uno de los grandes desafíos intelectuales y políticos del presente siglo, para todos los mexicanos. ¿Cómo podrían las políticas de la Educación no sentirse aludidas por estos grandes desafíos? Para este fin conviene afrontar y superar las principales tensiones que sin ser nuevas, están en el centro de la problemática del presente siglo.


 

 La tensión entre lo local y lo nacional, la tensión entre tradición y modernidad, que pertenece a la misma problemática: adaptarse sin negarse a sí mismo, dominar el progreso científico. Con este ánimo conviene enfrentarse al desafío de las nuevas tecnologías de la información.

 La tensión entre el corto y largo plazo, las opiniones piden respuestas y soluciones rápidas, mientras que muchos de los problemas encontrados necesitan una estrategia paciente, concertada y negociada de reforma. Tal es el caso de las políticas educativas. La tensión entre la indispensable competencia y la preocupación por la igualdad de oportunidades, cuestión clásica, planteada desde el siglo pasado a las políticas económicas, sociales y educativas. La tensión entre el extraordinario desarrollo de los conocimientos y las capacidades de asimilación del ser humano. Por último, la tensión entre lo espiritual y lo material, que también el mundo sin sentirlo o expresarlo, tiene sed de ideal y de valores que vamos a llamar morales para no ofender a nadie. ¡Que noble tarea de la educación la de suscitar en cada persona, según sus tradiciones y sus convicciones y con pleno respeto del pluralismo, esta elevación del pensamiento y el espíritu hasta lo universal y una cierta superación de sí mismo! La educación se sitúa más que nunca en la perspectiva del nacimiento de una sociedad nacional, por tanto, la educación tiene la misión de permitir a todos sin excepción, hacer fructificar todos sus talentos y todas sus capacidades de creación, lo que implica que cada uno pueda responsabilizarse de sí mismo y realizar su proyecto personal. Es verdad que toda la vida personal y social puede ser objeto de aprendizaje y acción, pero para poder utilizar bien ese potencial, la persona debe poseer todos los elementos de una educación básica de calidad. Más aún, es deseable que la escuela le inculque más el gusto y el placer de aprender, la capacidad de Aprender a Aprender, la curiosidad del intelecto. Los grandes pensadores clásicos que han estudiado el problema de la educación, han dicho y lo han repetido. Es el Maestro quien ha de transmitir al alumno lo que la humanidad ha aprendido sobre sí misma y sobre la naturaleza, todo lo que ha creado e inventado.

 



 

 

 La educación es para toda la vida, la educación se presenta como una llave de acceso para entrar con el pie derecho al siglo XXI, es urgente volver a la escuela para poder afrontar los problemas que surgen en la vida nacional, pero además, surge otra obligación que tras el profundo cambio de los marcos tradicionales de la existencia, nos exige comprender mejor al otro, comprender mejor a la humanidad. Se trata de aprender a convivir mejor con los demás conociendo su historia, sus tradiciones y su espiritualidad y a partir de ahí, crear un espíritu nuevo que impulse la realización de proyectos comunes o la solución inteligente y pacifica de los conflictos; La educación debe permitir que todos puedan aprovechar esta información, recabarla, seleccionarla, ordenarla, manejarla y utilizarla. Por consiguiente, la educación tiene que adaptarse en todo momento a los cambios de la sociedad, sin dejar de transmitir por ello el saber adquirido, los principios y los frutos de la experiencia. La educación durante toda la vida, necesita ordenar las distintas etapas, preparar las transmisiones, diversificar y valorizar las trayectorias para alcanzar una educación de calidad, estas necesidades abarcan tanto las herramientas esenciales para el aprendizaje como los contenidos básicos del aprendizaje necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir, desarrollar plenamente sus capacidades, vivir y trabajar con dignidad, participar plenamente en el desarrollo y mejora de la calidad de vida, es decir, la educación es también una experiencia social, en la que el alumno va conociendo y enriqueciendo sus relaciones con los demás, adquiriendo las bases de los conocimientos teóricos y prácticos.

Los agentes principales que ayudan al éxito de una buena educación, son en primer lugar, la comunidad, los padres de familia, los directores de escuela y los docentes. En segundo lugar, las autoridades: locales, estatales y federales. Es recomendable, que los docentes trabajen en equipo, sobre todo en el nivel de enseñanza secundaria, para contribuir a la flexibilidad de los programas.

 Finalmente y para concluir, convoco a todos y cada uno de mis compañeros docentes, a hacer nuestro, este gran reto de la mejora de la educación, ya que en él se juega nuestro futuro, sin olvidar que, educar es la solución.

Sergio R. Nava Espíritu ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es Maestro en Ciencias de la Educación y Asesor del CAM-Acapulco, Guerrero, México. 

Noviembre del 2007.

 

next
prev

Hay 1141 invitados y ningún miembro en línea