BASES BIOLÓGICAS DEL SABER SIN FIN
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 


 

 

 

 

 

Las emociones y el saber

 

 

 

Aprender para saber en el hombre depende de las emociones, los estímulos tienen la capacidad de generar cuatro emociones que se les ha considerado básicas: temor, ira, dolor y alegría, la interacción de ellas genera otras más. La ira, el dolor y el temor que tradicionalmente se les ha considerado negativos para el aprendizaje, recientemente se ha dicho que se les debe permitir su expresión honesta y natural en el momento adecuado, ya que es el impedimento de la expresión de estas emociones lo que genera dolor y frustración.

 

 

 

La inteligencia inherente a la materia

 

 

 

Como se ha estado mencionando, la capacidad de saber, entendiendo con ello el conocer, es un proceso inherente a la materia, cabría preguntarse si es posible enseñar a saber al hombre, la respuesta es complicada, sin embargo, considerando que la materia sabe como organizarse cuando recibe los estímulos umbrales que permitan a las percepciones integrarse en los “marcapasos del saber”, podemos decir, que el educador tiene la tarea fundamental de propiciar las condiciones favorables para que se dé el conocimiento y se generen los estímulos emotivos necesarios, que sean capaces de cautivar la atención del educando y de esta manera posibilitar el saber.

 

 

 

Integración cerebral del saber

 

 


 

A lo largo de la historia de la humanidad diferentes corrientes filosóficas han propuesto cómo se adquiere el saber y sorprendentemente todas ellas se basan en los niveles de integración cerebral, es decir, aprendemos mediante la generación de arcos reflejos (nivel reptiliano), mediante estímulos emotivos (nivel límbico) y aquellas que establecen comunicaciones muy importantes con el cerebro neocortical, que permiten generar funciones cognitivas elevadas y mediante un proceso de reverberancia de potenciales eléctricos en el sistema nervioso se construye la conciencia. Estos niveles de organización conducen al cerebro humano a tener la posibilidad de saber y de tomar decisiones por sí mismo en forma responsable y le proporcionan las habilidades para fabricar instrumentos y herramientas.

 

 

 

 

Modelos del saber

 

 


 

Por otra parte no debe sorprendernos que los diferentes modelos educativos y las diferentes técnicas de aprendizaje, se basen en inducir estímulos sensoriales que generen una percepción selectiva en los diferentes programas o marcapasos del saber. La diferencia fundamental de las diferentes técnicas de aprendizaje y modelos educativos radica estrictamente en a qué “marcapaso del saber” estén dirigidos, si la intensión es generar conductas simples de alarma, huida o búsqueda instintiva, o el objetivo sea el almacén de datos y recuerdos o la aplicación del bagaje de conocimientos al sistema muscular o estén dirigidas a generar conciencia y reflexión. Para fortuna del hombre los diferentes modelos de aprendizaje y las técnicas para enseñar, parecen no tener importancia para la organización del saber, ya que el cerebro se sale con la suya y paradójicamente un estímulo que esté dirigido a un “marcapaso del saber” se integra en otro y para mayor sorpresa, el saber se va auto organizando aleatoriamente en cualquiera de las partes que constituyen el cerebro trino y de esta manera se garantiza el saber para la conservación del individuo y de la especie. En resumen la capacidad de saber sin fin del hombre es una cualidad divina, inherente a la materia y a su capacidad de auto organizarse en forma armoniosa que genera belleza en nuestra mente.

 

 

 

 

*Enrique Canchola Martínez (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es Médico Endocrinólogo. Profesor e Investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa y Profesor de Anatomía Humana de la Facultad de Medicina de la UNAM. Su Área de interés son los mecanismos de acción de las hormonas en el cerebro. 

 

 


 

Lecturas recomendadas:

 

Canchola Martínez E. ¿Sabe el hombre que sabe? Sabersinfin.com

 

Carlson N.R. Fundamentos de Psicología Fisiológica.

 

Editorial Prentice-Hall Hispanoamericana. 1996.

 

Crik, C., Koch, C. Towards a neurobiological theory of consciousness. Seminars in the Neurosciences. 2: 263-275. 1990.

 

Punset E. Cara a Cara con la Vida, la Mente y el Universo.

 

Ediciones Destino. Barcelona, España 2006.

 

 


 

Más poemas de Enrique Canchola Martínez:


Artículos
científicos de Enrique Canchola:


Da click aquí para consultar revistas de divulgación científica.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 384 invitados y ningún miembro en línea