LA LECTURA Y LA ESCRITURA EN LA ESCUELA
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

LA LECTURA Y LA ESCRITURA EN LA ESCUELA

Por: Rosario Contreras Rojas*

La educación que se impartía hace unas décadas atrás fomentaba  la memorización y  la producción de textos, en donde, se priorizaba las reglas ortográficas, dejando de lado la riqueza que tiene el enfoque actual del español que es el comunicativo- funcional; en donde se entiende que la lectura y la escritura son procesos complementarios e inseparables que se aplican en nuestra vida cotidiana.

En las escuelas actuales aún vemos ejemplos como el siguiente:

 

 

Niños con excelentes calificaciones y una alta capacidad intelectual, pero cuando el docente le solicita un trabajo en el cual deba escribir algo que sea interesante, entra en conflicto con el terror de la hoja en blanco, ya que están generalmente acostumbrados a que se les dicte o a esperar que alguien le diga que hacer, porque no se les ha brindado la autonomía para poder elaborar textos por ellos mismo; ya que la costumbre de comunicarse por escrito no está desarrollada, y el proceso de enseñanza - aprendizaje de la lengua escrita no se planeaba como un medio de comunicación, sino que era sólo un instrumento para el registro de datos externos que eran comentados por el profesor o copiados de los libros. Por ende, no se reconocía a la lectura y escritura como una herramienta para el desarrollo y estructura lógica del pensamiento.

Para ello debemos comenzar a conceptualizar la lectura y la escritura como una práctica vital y viva, en donde ponemos en juego muchas de nuestras habilidades y conocimientos previos que se ven plasmados en un texto, el cual es uno de los instrumentos poderosos que permiten repensar el mundo y reorganizar el propio pensamiento, donde interpretar y producir textos son derechos legítimos por ejercer y responsabilidades que debemos asumir.

La enseñanza funcional que orientan los programas de español pretende que el alumno genere habilidades comunicativas y sea capaz de hacerlo por escrito, generando actividades como el periódico escolar, cuentos, avisos, o una infinidad de textos que cada uno de los niños puede producir de acuerdo a su creatividad.

Pero ¿Realmente sabemos cuál es el significado de lectura?

La lectura es el proceso de la recuperación y aprehensión de algún tipo de información o ideas almacenadas en un soporte y transmitidas mediante algún tipo de código, usualmente un lenguaje, ya sea visual, auditivo o táctil (por ejemplo, el sistema Braille). Otros tipos de lectura pueden no estar basados en el lenguaje tales como la notación o los pictogramas.

Esa es una definición como tal, pero podemos replantear el concepto de la siguiente manera:

Al leer se interactúa con el texto y se ponen en juego los conocimientos previos que se poseen con los conocimientos que interpretamos del autor.

Por otra parte la escritura es un proceso que consiste en la organización del pensamiento a través de un código escrito que favorece la comunicación bajo el cumplimiento de un objetivo.

Como podemos visualizar la lectura y la escritura son inseparables e interdependientes.

Pero ¿qué estrategias podemos ocupar para que cada vez logremos fomentar el proceso de la lecto-escritura?

 
* Se debe respetar siempre al niño como un ser pensante, es decir, como un sujeto con una mente siempre activa que no se limita a recibir pasivamente la información o copiar modelos, sino que es un ser creativo que construye sus conocimientos.

 



 

 

     * Generar oportunidades y espacios para que los niños interactúen con los textos y los generen, partiendo de sus inquietudes, necesidades o intereses. 

 

   * Hay que enfrentar al niño con situaciones no habituales que pongan a prueba sus conocimientos, experiencias, habilidades, etc., que ya tiene y que le permiten encarar un problema como un nuevo desafío, pero con cierta confianza en sus capacidades. Las estructuras mentales que posee necesariamente van a modificarse o adecuarse para resolver la nueva cuestión.

 

    * Es muy importante propiciar la controversia y la discusión entre sus iguales, procurando lo que se ha llamado el conflicto cognitivo y exista de esta manera tanto en la lectura como en la escritura la autocorrección.

 

     * Siempre pedirle al niño que argumenten o fundamente sus ideas o respuestas. Esto será de gran utilidad para saber siempre cómo ha establecido sus razonamientos.

 

    * Aprovechar todo lo que sabe del mundo y del lenguaje, fomentando el diálogo y la reflexión y manteniendo esos aprendizajes en su contexto, es decir, partiendo de su vida cotidiana.

Pero cabe destacar aquí otro aspecto interesante del problema: los niños saben leer y escribir antes de ingresar a la escuela, aunque de un modo distinto al del adulto, que ya tiene más experiencia como lector. Ellos hacen uso de las estrategias mentales que le han servido hasta este punto para aprender otras cosas, como por ejemplo, aprender a hablar.

Dada su natural curiosidad, la tarea principal de los niños es comprender cómo funcionan las cosas y a esto se aplican con todas sus capacidades. De este modo, la lectura que ellos llevan a cabo prescinde del “deletreo” como estrategia, ya que al principio su percepción global no se los permite, ocupándose entonces en la comprensión - que es lo más importante en este caso -, a través de estrategias como la predicción, la comprobación, la autoevaluación y corrección, etc.

Por este mismo motivo, conviene dejar sentada aquí la conveniencia de fomentar desde un comienzo estas estrategias cognitivas y metacognitivas de aprendizaje inicial, poniendo a los niños en situación de comprender y explorar el texto, a través de la lectura y la escritura.

* Rosario Contreras Rojas (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es Maestra en Formación Permanente, egresada del Centro Internacional de Prospectiva y Altos Estudios (CIPAE)

 

Bibliografía

 

  • FARFÁN, Enrique “Niños con deficiencias en la composición escrita”. Educación 2001. México: abril 2002 No, 83.
  • GÓMEZ Palacio, Margarita. “La producción de textos en la escuela”, México: SEP

Biblioteca para la actualización del maestro, 1995.

next
prev

Hay 2702 invitados y ningún miembro en línea