REFLEXIONES SOBRE EDUCACIÓN Y ESCUELA
Minuto a Minuto

 

 

 

 

 

 

 

2.3        El tiempo y el caos

 

Al descubrir el carácter irreversible del tiempo, en contra de lo establecido en la mecánica clásica y, en general, en la ciencia tradicional, la ciencia contemporánea da una nueva importancia a lo aleatorio y espontáneo; considerando que la irreversibilidad del tiempo propicia la capacidad creadora y la aparición de la diversidad. La ciencia de hoy se desarrolla en contra del determinismo, de la predestinación y se opone a reducir y encajonar todos los fenómenos a leyes mecanicistas.

 

En años recientes, a partir de esta visión ha surgido la llamada ciencia del caos, interesada en el conocimiento de los procesos y dejando de lado el estudio de los estados de las cosas.   Su preocupación se orienta más en relación con el devenir que con el ser de las cosas.  La ciencia del caos pasa las fronteras tradicionales de las disciplinas científicas, y se ocupa de la explicación y el saber de la naturaleza de todos los sistemas. Su enfoque deja de lado todo reduccionismo y busca la conceptualización holística de la realidad.  Con ella, resulta más importante la noción del azar que la exploración de leyes deterministas. 

 

A partir de la ciencia del caos, se ha renovado el concepto de naturaleza, particularmente porque ha encontrado comportamientos muy complejos en sistemas considerados tradicionalmente como simples y por el contrario ha descubierto que los tradicionalmente considerados como sistemas complejos encierran un cierto orden que no resulta tan complejo.

 

Estas nuevas formulaciones de la ciencia han logrado descubrir que las llamadas leyes de la imprevisibilidad, del caos y del carácter «creador» del tiempo permiten la aparición de novedades siempre “nuevas” en la naturaleza.

Finalmente, cabe sintetizar estas nuevas visiones de la ciencia reconociendo que la aparición de la teoría de la relatividad destruyó los conceptos tradicionales de la ciencia, del espacio y del tiempo absolutos de la física newtoniana.  De la misma manera, la mecánica cuántica acabó con la posibilidad de pensar en mecanismos e instrumentos absolutos y controlables de medición y, finalmente, la ciencia del caos exterminó los supuestos reduccionistas y deterministas que sirvieron de sustento a la ciencia tradicional.

 

 

 

2.4        Consecuencias antropoéticas

 

Paralelamente a estas visiones del saber humano desde una nueva comprensión del tiempo y del caos, ha surgido una nueva visión del ser humano y de su comportamiento individual y social.  

 

Varios filósofos modernos, al reflexionar sobre el ser humano sostienen que, a diferencia del animal que se puede definir por su ambiente, el hombre sólo se define desde SU mundo, pues en él “ocupa una posición de excentricidad con relación al mundo: su excentricidad consiste en que, por un lado, como cuerpo que es, el hombre vive de su relación equilibrada con el mundo, vinculado al mundo y abierto a él, pero por otro lado está más allá de esta posición centralizada porque sólo se descubre a sí mismo en la relación con los otros y porque es capaz de reflexionar sobre su cuerpo y sobre el mundo y sobre sus relaciones con los otros y con el mundo, localizándose en él y conociendo el lugar que ocupa, desde el momento que actúa como un yo consciente”.

 

next
prev

Hay 365 invitados y ningún miembro en línea

Relacionados