El aprendizaje de lenguas extranjeras desde un entorno social (Artículo)
Minuto a Minuto

 

 

 

21 de mayo de 2022

Ixchel's Journey

 

La socialización es el proceso a través del cual los individuos interactúan e intercambian respuestas con su entorno y otros seres vivos. Durante este proceso las personas se adaptan a las normas de comportamiento social del lugar que habitan.

Esto es un factor indispensable para la convivencia y la supervivencia, es un fenómeno que comienza en la infancia y sucede a lo largo de toda la vida, permitiendo una mayúscula integración a la sociedad.

El proceso de la socialización es complejo. En él intervienen factores personales o internos, y factores grupales o ambientales, sin olvidar los factores genéticos que en muchos casos también pueden influir. Los amigos, los medios de comunicación actuales, los compañeros de trabajo, entre otras cosas, se convierten en factores importantes en el modelo de actitudes y conductas de las personas.

Esto está estrechamente vinculado con la teoría del aprendizaje social, la cual sostiene que los niños aprenden en su entorno a través de la observación y posteriormente por la imitación de los comportamientos que perciben.

Desde la infancia vamos comprendiendo cuáles son los comportamientos y las expresiones empleadas en nuestra sociedad. Es por ello que a veces escuchamos a los niños hacer exclamaciones que nos recuerdan la forma en la que se expresan sus abuelos, el vecino, su mamá o inclusive un personaje de la televisión.

Con el paso del tiempo, las sociedades, influenciadas por diferentes culturas y tendencias, evolucionan y los individuos que la conforman también se ven afectados por estos cambios, especialmente cuando se trata de expresiones populares.

Por ejemplo, durante la década de los años 60, en ciertos estratos sociales de la Ciudad de México, para decir que algo que estaba muy bonito, se decía “¡está bien padre!”, pero en los años 70, la expresión cambió a ser “¡me pasa la onda!”, y ya en los años 90 se adoptó la forma “¡está prendisísimo!”.

Estas expresiones no las encuentras cuando estudias la lengua española, pues son sólo de uso popular y difícilmente estarán en un diccionario o libro de gramática.

En español hay un refrán que dice: al lugar al que fueres haz lo que vieres. Esta expresión hace referencia a la importancia de observar e imitar los comportamientos pertenecientes a una cultura determinada.

A lo que quiero llegar con todo esto es que el proceso de socialización puede emplearse también para agilizar el aprendizaje de un idioma extranjero. A partir de la observación y la imitación se pueden aprender formas de actuar y de expresarse, más allá de un análisis profundo de la gramática o del estudio de libros de texto.

La imitación permite que el individuo adquiera o elimine ciertos comportamientos y aprenda cómo se comunica la gente popularmente, adoptando también dichas formas de expresarse.

En resumen, ver y escuchar cotidianamente a las personas que hablan el lenguaje que estamos aprendiendo, nos ayudará a conocer el idioma de una forma práctica y contemporánea; y gracias a nuestro sentido de socialización adoptaremos y aprenderemos comportamientos, frases populares y pronunciación.

 

Ixchel Pérez Hernández (Instagram: @ixchel.perezhernandez) es políglota, músico, historiadora del arte y profesora de idiomas. Ha realizado diversos estudios en relaciones internacionales, psicología organizacional, pedagogía y derechos humanos. 
next
prev

Hay 1341 invitados y ningún miembro en línea