UNA LECTURA A EL ESPACIO DESHABITADO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

 

Ingarden distingue entre la estructura de la obra literaria de arte, por un lado, y sus concreciones en la lectura, por otro. De esta situación se deduce que la obra literaria posea dos polos: polo artístico y polo estético. El polo artístico constituye el texto creado por el autor. El polo estético se refiere a la concreción realizada por el lector. De tal polaridad se deriva que la obra literaria no puede indentificarse exclusivamente ni con el texto ni con su concreción. El lugar de la obra de arte es la convergencia de texto y lector.

 

2.Estética del efecto y de la recepción.

 

La autora señala que la tradición decimonónica subrayaba la función del autor; la primera mitad del siglo XX hacía hincapié en la del texto. Pero las últimas décadas de nuestra centuria se inclina ante su majestad, el lector.

 

Para Maricruz Castro, las teorías del efecto (W.Iser) y la teoría de la recepción (Hans R. Jauss) están más difundidas que los fundamentos teóricos de los cuales surgieron: la hermenéutica, la fenomenología, el estructuralismo de Praga, la pragmática, la teoría de los actos de habla.

 

El pensamiento de Iser coincide con el de Ingarden en lo relacionado con las indeterminaciones, la labor del lector en las concretizaciones. Los dos ejes de la teoría del efecto son texto-lector. Sólo podemos hablar de efecto cuando la obra saca al lector de su perspectiva habitual.

 

En relación con la teoría literaria, la autora apunta:

 

a) Por su afán de explicación de la totalidad, las propuestas contemporáneas buscan la convergencia. Un método apela a otro método.

 

b) Para comprender el fenómeno artístico, es necesario promover el estudio del lector y sus "concretizaciones".

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1369 invitados y un miembro en línea

  • Juan Carlos Martínez Parra