EL ACTO DE FOTOGRAFIAR EN VILÉM FLUSSER.
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

 

 

 

Otra de los percepciones que tiene Flusser en tanto el acto fotográfico es su análogo con el de la cacería, y aunque no es muy novedoso, lo utiliza generalmente para introducir a otros conceptos más importantes como el aparato o las categorías de la cámara, que afirman en ellas mismas el acto de fotografiar .

 

 La cámara es al fotógrafo lo que el arma al cazador, “la cámara se alista para tomar fotografías, procura sorprenderlas, las acecha”[9], nada más que para este caso “el bosque fotográfico está compuesto de objetos culturales, es decir, de objetos colocados allí intencionalmente”[10], así como las categorías del instrumento a utilizar: la cámara. Los resultantes de ese acto de fotografiar están adheridos a las naturaleza de su objeto propio, ya que como se mencionó anteriormente: “la cámara hace lo que el fotógrafo quiere que haga, aunque el fotógrafo no sabe lo que sucede en el interior de la caja negra”[11] puesto que existen “dos programas entrelazados dentro de la cámara: uno mueve la cámara para producir automáticamente las imágenes, y el otro le permite al fotógrafo jugar”[12]. Es en ese provocar automático que las categorías se incluyen y determinan los productos del acto fotográfico, luego, “lo que uno paga al comprar una cámara no es tanto el material físico con que está hecha, sino el programa que le permite producir fotografías”[13], así que “mientras anda de cacería, el fotógrafo se mueve de una categoría espacio-tiempo a otra, y las combina durante la acción”[14], “sin embargo, la elección del fotógrafo está restringida por las categorías de la cámara; su misma libertad está programada. La cámara funciona según las intenciones del fotógrafo, pero estas intenciones funcionan de acuerdo con el programa de la cámara “[15] porque “en el acto fotográfico, la cámara hace lo que el fotógrafo quiere que haga, y el fotógrafo hace aquello para lo que la cámara está programada”[16]. El fotógrafo no podrá hacer fotografías más allá de lo que le esté permitido a la cámara hacerlas. Sólo podrá fotografiar lo que le es posible fotografiar, y es aquí entonces, que toma importancia el conocimiento técnico de la fotografía, pues ese universo de fotografías posibles, sucede en las permisiones del aparato y su programa, más allá de las del fotógrafo. En la medida que éste se adentre en el espacio técnico de la fotografía, hace del acto fotográfico, también un acto técnico; entonces, el acto de fotografiar “es buscar posibilidades no descubiertas dentro del programa de la cámara; en otras palabras, estar en busca de imágenes aún no vistas, buscar imágenes informativas, improbables” [17]. Fotografiar se vuelve un acto donde lo ya visto no es valioso por ser redundante, pero si importante porque determina los caminos a donde ha de ir, es búsqueda del acto fotográfico, aunque el software determine las intenciones del fotógrafo así como las de la cámara.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 637 invitados y ningún miembro en línea