LA VIOLENCIA: UN ANTI-VALOR EN LA EDUCACIÓN
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

En este contexto, el alumno aprende sin interés, por coerción y esta dispuesto a olvidar “lo aprendido” en cuanto cese la coerción. El contenido no tiene importancia real para el sujeto, es decir, no se internaliza ni envuelve o compromete a la persona. [5]           

Para la escuela tradicional no hay diferencia entre los individuos ni toma en cuenta las propiedades cualitativas y cuantitativas de los sujetos en el proceso de apropiación del conocimiento. 

        “...la escuela tradicional, en la dimensión medios-fines, ha puesto poca atención en el hecho de que el sujeto aprenda a pensar su propio pensamiento, y a su vez, la realidad, así como en que la función del conocimiento en la relación docente-conocimiento-alumno sea un espacio de apertura y no de cierre al pensamiento.” [6]      

Por tanto, para la escuela tradicional la transmisión del conocimiento se define como una transferencia del modelo teórico, y en ese proceso puede confundirse la teoría con la realidad. 

3.2              La educación constructivista

En contraste con la concepción tradicional de que el aprendizaje del alumno depende, prácticamente, del docente y de la metodología que éste utilice para la consecución de sus objetivos, a partir de fines de la década de los cincuenta, empieza a generarse la idea de alumno como: “[...] un ser humano que selecciona, asimila, procesa y confiere significaciones a los estímulos y configuraciones de estímulos” [7]              

El nuevo paradigma se enfoca no al proceso-producto, sino a la interacción profesor-alumno dentro del aula. “[...] se pone de relieve la importancia de lo que aporta el propio alumno  al proceso de aprendizaje” [8]. 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1117 invitados y ningún miembro en línea