LA ALFABETIZACIÓN Y LA EDUCACIÓN DE ADULTOS EN EL PANORAMA INTERNACIONAL
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

Los datos numéricos son importantes, pero reflejan sólo una parte de la realidad del analfabetismo como problema.  Hay diversidad de acercamientos que no necesariamente deben tomar el enfoque “aritmomorfo” para que se conozca lo que sucede en torno a los grupos y sociedades iletradas, tanto del mundo como específicamente de nuestro continente.  No es que necesariamente esté en contra del uso de los números para significar un problema, sino que, precisamente por el manejo que se ha hecho de ellos, quizá vemos los procesos de alfabetización y educación de adultos simplemente como un problema númerico-estadístico.

Un ejemplo de cómo el enfoque aritmomorfo enfría y representa un planteo abstracto de un problema se puede sentir en la diferencia que existe entre una afirmación que sostuviera que el 3% de los maestros desarrolla cáncer pulmonar, y el llegar con el médico y escuchar el diagnóstico de que “tú tienes cáncer pulmonar”.  Como también es distinto saber que el 70% del cáncer pulmonar atacado en su primera fase es curable y que te digan que tu cáncer es curable...

Es esta la gran falacia de los números: el grado de abstracción que introducen en el trato con la realidad, hace que ésta fácilmente deje de estar presente y, entonces, se pierda la sensación que ella genera.  El número es siempre un adjetivo de la realidad, nunca es EL sustantivo de esa realidad; es siempre parcial o unidimensional... sin embargo no es infrecuente la tentación de suplantar la realidad, de que se tome la parte por el todo y que por lo mismo se asuma que, si se modifica el número se ha modificado la realidad.

A mi manera de ver, es éste uno de los graves obstáculos que se interponen en el acercamiento al problema “mundial” del analfabetismo. Se considera que se trata de un problema “censal”, estadístico... y es estadísticamente como se lucha contra él.  Las metas de alfabetización están referidas a disminuir índices, a bajar cantidades, a eliminar rubros censales, pero no a generar procesos de crecimientos personal y social en el orden educativo.  La eficiencia de la educación de los adultos se mide por el incremento en los años de escolaridad de la población total y no por la competencia de los adultos para resolver sus problemas cotidianos, ni en la capacidad de formular y decidir sobre su propio futuro, por ejemplo.

Y es que en la abstracción a que nos conduce el dato numérico difícilmente se puede descubrir --y menos describir-- que no todos los analfabetas ni todos los analfabetismos son iguales...

En múltiples reuniones internacionales se ha pretendido, por ejemplo, encontrar una definición de “alfabetizado” que, por contraste, nos permitiría precisar quién es analfabeto.  Nunca se ha logrado llegar a un acuerdo; pero curiosamente parece fácil cersar la cuantía de analfabetos...

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 640 invitados y ningún miembro en línea