MANUAL DE APOYO PARA EL APRENDIZAJE
Minuto a Minuto

 

 

La educación del futuro será, antes que otra cosa, el rescate de los saberes  humanos que se encuentran ya entre nosotros, la sistematización y difusión de tales saberes, la capacidad de compartirlos, la voluntad de aplicarlos, la creatividad de adaptarlos a nuestras necesidades presentes y futuras. 

 MANUAL  DE APOYO PARA EL APRENDIZAJE®  

Luis G. Benavides Ilizaliturri[1]

¿Por qué aprende el ser humano?

 Desde la antigua máxima griega atribuida a Sócrates y plasmada en el frontispicio del templo de Apolo en Delfos GNWTI SEAUTON[2] (conócete a ti mismo) se planteó la necesidad de realizar aprendizajes sustentados precisamente en la reflexión y la toma de conciencia.  Conocerse es un proceso encaminado a aprehenderse a uno mismo como realidad total, siempre inagotable porque siempre es cambiante, siempre es transformada o transformante. 

La palabra aprender con el significado de adquirir conocimientos ya sea por la experiencia, por contagio (imitación) o por el estudio, proviene de la palabra latina apprehendere que significa tomar, coger, prender, atrapar, asir, pescar.  Apprehender, a su vez, es una palabra compuesta del prefijo latino ad que significa hacia, con la idea de cabalidad, de plenitud o de totalidad (particularmente cuando actúa en la parasíntesis para transformar sustantivos en verbos) más la palabra  latina prendere: coger, tomar asir que, a su vez, está compuesta por la preposición pre, que significa antes y el verbo hender cuyo origen indoeuropeo ghend significa tomar, coger, asir. 

Aprender manifiesta la capacidad de los seres vivos (ahora también aplicado a productos tecnológicos) de modificarse o ser modificados por elementos externos que pasan a ser parte del mismo ser.  Así, cuando decimos que un perro ha aprendido a dar la pata cuando se la pedimos nos estamos refiriendo a conductas o comportamiento que, antes del aprendizaje, el animal no sabía realizar.   

Para el ser humano, el aprendizaje tiene una característica diferenciadora: la toma de conciencia, el poder darse cuenta del aprendizaje realizado.

En los procesos educativos, donde el aprendizaje es indispensable y nunca se termina, los fundamental consiste en aprender a ser humano, aunque podemos aprender muchas otras cosas que destruyen, aniquilan o deterioran el “ser humano”.   La educación busca que nuestros aprendizajes nos hagan más humanos. 


 

Para lograrlo resulta imprescindible que  lo que aprendamos sea humano, sea humanizador y humanizante.  

La educación del futuro será, antes que otra cosa, el rescate de los saberes[3] humanos que se encuentran ya entre nosotros, la sistematización y difusión de tales saberes, la capacidad de compartirlos, la voluntad de aplicarlos, la creatividad de adaptarlos a nuestras necesidades presentes y futuras. 

El presente manual pretende apoyarte para que los aprendizajes que pretendas realizar te sean fáciles, eficaces y sólidos 

  1. Cómo utilizar este manual.

Este manual no es un libro de tareas.  Los planteamientos o prácticas que aquí se recomiendan tienden a que le des sentido y dirección a las lecturas, videos o conferencias que se ofrecen como situaciones de aprendizaje. 

Tú, lector, eres el único que da valor y significado a las situaciones de aprendizaje y a los contenidos que se proponen en esas situaciones.  No basta escuchar, ni siquiera reconocer si los hechos presentados o las imágenes o discursos expuestos son interesantes o te agradan: el aprendizaje requiere mucho más: 

·         Qué aprender y para qué 

El primer paso de todo aprendizaje es la clarificación de lo que se va a aprender.  Por ejemplo, en el caso del módulo “PROTOCOLO”.  Conviene busques en el diccionario el significado de la palabra o de las palabras que explicitan lo que vas a aprender, aunque muchas veces el texto que por estudiar o la conferencia por escuchar será lo primero que te mencione. 

Una vez definido qué es lo que vas a aprender, es importante preguntarte “¿Para qué quiero aprender esto?”.  Con mucha frecuencia no se tiene claro el para qué de un aprendizaje porque no se conoce lo que podría llamarse el “todo” de lo que se va a prender y no se ubica la parte que se propone como aprendizaje en el todo.  Para superar este obstáculo: 

·         Lee el plan de estudios de lo que pretendes estudiar (los planteamientos de los diversos cursos, módulos, grados);

·         Analiza los propósitos u objetivos generales que se plantean;

·         Revisa el propósito u objetivo concreto de la parte que te propones aprender;

·         Si el diplomado, curso, módulo presenta los “perfiles de desempeño” o los resultados finales esperados del  aprendizaje, analízalos y determina de lo que se propone qué ya sabes para que puedas compararlo a lo largo de los aprendizajes si hay coincidencia, si hay ampliación de conocimientos o si necesitar investigar más.

·         No dejes de leer el índice de los materiales que te ofrezcan para el aprendizaje y trata de relacionar los temas con lo que se espera que hayas aprendido al final del módulo o del curso. 


 

Conviene que esta primera actividad de aprendizaje se repita de tiempo en tiempo mientras dura la materia o propuesta de aprendizaje.  Comprender bien el para qué, el qué y su relación con un todo te permitirá dar significado a lo que aprendes. 

·         Poner un contexto a lo que percibes 

Un paso importante para el aprendizaje es recordar que nada está en la mente que no haya pasado por los sentidos.   Los sentidos perciben y con esas sensaciones alimentan el cerebro para que trabaje. 

Lo que percibes por los sentidos son sólo eso, percepciones sensoriales que, como tales se registran en el cerebro.  Estas percepciones también las tienen los seres vivos y reaccionan ante ellas.  Si tratas de pescar una mosca, ella trata de escaparse; si encierras una planta en un lugar oscuro, la planta “busca” alguna rendija por la que se cuela la luz y se mueve en su crecimiento hacia ella.   

Un gato sólo puede percibir el mundo e interactuar con él mediante su estructura felina, no mediante una configuración que no posee, como la humana, por ejemplo. En el mismo sentido, nosotros no podemos percibir el mundo de la manera en que lo hacen los gatos. 

Para los humanos, solamente percibir no conforma un aprendizaje que podamos denominar humano, es necesario ir más allá.   Porque los seres humanos remitimos nuestra percepción a tiempo y espacio que es nuestro principal “contexto” –con lo cual conformamos nuestra historia personal- aún sin pensarlo. 

El contexto está formado por los elementos que rodean lo que percibes: tiempo, espacio; pero además por otros elementos con los que tú puedes relacionar lo que percibes, sea porque tienes algunos conocimientos anteriores sobre el asunto, porque lo puedes comparar con algo que conoces y tiene cierta semejanza o desemejanza, o sea porque lo puedes colocar en relación con otras realidades que hacen lo que se llama tu mundo o tu universo. 

Por ejemplo:

Al escuchar la palabra célula te pueden venir a la mente muchas ideas que son tus conocimientos previos: la clase de biología o ciencias naturales, el profesor que te habló alguna vez de la célula: puedes recordar que la célula está formada por diversas “partes”; o que los tejidos se forman con células.   

También puede venirte a la memoria la clasificación de las células o las diferencias entre las células vegetales y las animales.  Quizá también evoques la “analogía” de la familia como “célula social”  o la organización social por células (célula guerrilera, célula marxista); tal vez te recuerde que la General Motors desde hace años está insistiendo en “la célula de hidrógeno” como combustible del futuro. 


 

Todas las “evocaciones” que provoca la percepción, forman un “universo”, en ese universo tienes que decidir dónde ubicar la “información” que formará parte de tu aprendizaje. 

·         Poner en actividad la mente 

Para que el aprendizaje se realice, la mente se pone en acción comprensora.  Una de las formas más fáciles de esta actividad consiste en el establecimiento de analogías, lo cual, aunque inicialmente se hace casi automáticamente por el cerebro mediante conexiones sinápticas, es preciso resaltar intencionalmente.  Otra forma consiste en la auto- formulación de preguntas: ¿qué significa esto? ¿qué de esto ya sabía? ¿cómo puedo explicarme esto? Etc. 

La analogía es la semejanza de ciertas partes, formas, cualidades y relaciones entre objetos que aún sin ser idénticos se pueden comparar.   Los razonamientos por analogía son las deducciones que se hacen sobre la base de dichas semejanzas.   

Por ejemplo: 

·         En el siguiente enunciado:Инженер, который говорит по телефону, американский дипломат.

·         dentifica las palabras:teléfono, americano, diplomático, Ingeniero

·         Seguramente, si no sabes leer ruso, en un primer momento creerás que no puedes hacerlo.  Sin embargo, el razonamiento por analogía te permitirá hacerlo. 

·         Inténtalo nuevamente.El enunciado dice: El ingeniero, que habla por teléfono, es un diplomático americano.

·         Sin duda también podrás encontrar dónde dice “habla”. 

Por supuesto que las dos lenguas no son idénticas, ni siquiera su alfabeto; además, en ruso no hay artículos, no se sigue necesariamente el mismo orden de las palabras que en español y, por ejemplo, los sustantivos (nombres y adjetivos) se declinan[4] según su función en la oración.  No obstante, se pueden hacer analogías, porque hay algunas semejanzas que el cerebro descubre. 

    Ahora, haz el ejercicio identificando palabras a partir de este enunciado en español: 

El aeropuerto de Moscú tiene inmensos garajes para automóviles.  También tiene máquinas interesantes para entretenimiento, por ejemplo, escuchando música, especialmente ópera. 


 

·         Identifica todas las palabras posibles: 

У аэропорта Москвы есть огромные гарахес для автомобилей. Также у него есть интересные машины для занятия, например, слушая музыку, особенно опера[5]. 

Organizar y sistematizar los datos asimilados 

Los aprendizajes que realiza el ser humano no resultan necesariamente del seguimiento de procedimientos rígidos.  Es más, casi todos los aprendizajes se dan como una “explosión interna” inesperada, como una irrupción que surge repentinamente, como una “iluminación” que desajusta y ajusta nuevamente el “sistema” de saberes. 

En las actividades que te proponemos, encaminadas al aprendizaje,  vas a encontrar algunas que te pidan organizar la información, otras que te inviten a problematizar lo que sabes, otras te invitarán a realizar ejercicios muy simples como subrayar, hacer esquemas, elaborar mapas conceptuales, resumir un texto, elaborar cuadros sinópticos, diseñar redes semánticas, establecer diagramas de árbol,  o llevar a cabo análisis y selección de palabras.    

Las actividades no son el aprendizaje; sólo son instrumentos que pueden provocar en ti el aprendizaje.  Con frecuencia descubrirás que al hacer estas actividades no sólo aprendes lo que te proponías sino algunas otras más por efecto de lo que algunos llaman en inglés “serendipity[6]” cuya traducción no es exactamente casualidad ni chiripa pero algo tiene de ambas. 

La finalidad de las actividades que se te proponen pretende ayudarte a que establezcas un “sistema” coherente de pensamiento entre los datos obtenidos y tus conocimientos anteriores.  Este es el ejercicio conciente que realizamos los seres humanos al aprender. 

Sistema es una palabra griega (suvsthma ) compuesta de dos elementos  (sun = con + i{sthmi =  disponer, establecer; conjunto).  En general, se considera un sistema a un conjunto de elementos que interactúan con vistas a un fin. La interacción o interrelación de los elementos hace que éstos se organicen en un sistema o puedan ser considerados partes de un sistema.  Toda interrelación supone interdependencia.  Un sistema es una forma de totalidad y de organización 

Sistematizar consiste en reflexionar sobre los datos obtenidos para organizarlos y hacer de ellos una totalidad, un “universo”.   Al organizar los datos, las experiencias, los aprendizajes, se configura un universo que permite relacionarlos y jerarquizarlos para “relativizarlos” y considerar la importancia de cada uno de ellos.   


 

Esto permite no sobrevalorar algún elemento ni devaluarlo sino darlo un lugar en el que tenga sentido (dirección) y por lo tanto “significado; permite asimismo valorar experiencias para no volver a cometer los mismos errores, para encontrar las razones verdaderas, muchas veces ocultas, de lo que hemos hecho, de lo que pretendíamos hacer, y para definir lo que pasó y cómo sucedió.  Se trata de un conjunto de actividades que ubican lo aprendido en un universo. 

Existen diversas técnicas para sistematizar.  Las más conocidas consisten en responder a una serie de preguntas: ¿Qué?; ¿Quién?; ¿Por qué?; ¿Para qué?; ¿Cuándo?; ¿Cómo?; ¿Dónde? 

Juntamente con la sistematización de los datos con los que cuentas, puedes utilizar alguna de las siguientes técnicas de aprendizaje que se presentan como estrategias para promover ese cambio en tu sistema de relaciones que se produce como resultado de la experiencia, que llamamos aprendizaje. 

Si quieres profundizar en lo que se considera aprendizaje, puedes consultar en:http://enfenix.webcindario.com/psico/aprendiz.phtml 

Construir conocimientos 

Cuando se construye o se reconstruye un edificio resulta imprescindible estudiar su estructura y hacer un estudio o cálculo estructural.   Algo semejante sucede con el saber humano, es necesario que tenga una estructura y que su estructura sea sólida y capaz de soportar el edificio del conocimiento. 

La base de nuestros conocimientos es el sentido común.  Con este “filtro” vamos construyendo la mayor parte de nuestros conocimientos y saberes.  Cuando algo no nos parece “creíble” se debe a que nuestro sentido común no puede acomodarlo en la estructura mental con la que contamos, es decir en un sistema coherente de saberes. 

La organización identifica a un sistema y corresponde a su configuración general. La estructura muestra la forma en que las partes se interconectan. El momento en que un sistema pierde su organización corresponde al límite de su tolerancia a cambios estructurales. 

Al poner en duda o al cuestionar lo que nos filtra el sentido común comenzamos a establecer lo que se denomina el “saber científico”.   Este saber siempre se modifica con nueva información y, a su vez, la información que nosotros acopiamos es modificada con los saberes anteriores que tenemos.  Maturana[7], un extraordinario científico colombiano, ejemplifica este proceso de la siguiente manera: 

“el pie siempre está adaptándose al zapato y viceversa. Esta es una buena manera de decir que el ambiente dispara cambios en un sistema y que el sistema responde disparando cambios en el entorno y así sucesivamente, de manera circular.”  


 

Para que este movimiento circular que se desata en el conocimiento sea significativo se pueden utilizar diversos procedimientos: Así lo haremos en el transcurso de este manual para provocar situaciones en las que tu aprendizaje sea eficaz y tú puedas darle significado en tu historia personal. 

La estructura de lo que se aprende toma forma cuando relacionamos los datos que percibimos.   

De hecho, una estructura es el conjunto de relaciones que se pueden establecer entre los elementos que la forman.  Para contar con una estructura sólida, los elementos que se interrelacionan habrán de tener una organización. 

·         Organizar las ideas

Para organizar las ideas se necesita acomodarlas en un esquema que determine sus relaciones. Las características fundamentales de una estructura giran en torno a la totalidad[8] en la cual cualquier modificación de alguna de sus relaciones afecta al total del conjunto, ya que la estructura misma está definida por sus relaciones, su autorregulación y sus posibles transformaciones. 

Hay muchos procedimientos que permiten organizar las ideas pero todos ellos buscan sustentarse en la determinación de esas ideas: determinar, en este sentido, significa “saber dónde terminan”, cuáles son los límites que tienen, su dirección (su sentido).  Para lograrlo, se procede a hacer un análisis.  Se seleccionan las ideas principales y se relacionan con las ideas secundarias; se definen las relaciones que se pueden establecer entre ellas gracias a la definición de  su significado conceptual o terminológico, o al lugar que ocupan en la totalidad del texto, del fragmento o del contexto que nos ofrece “material” (el qué) del aprendizaje.  

Al tratar de ordenar las ideas también podemos describir relaciones de inclusión, de dependencia, de causalidad, de secuencia conceptual o temporal, o de concomitancia.  Esta es otra palabra cuyo significado puedes buscar en un diccionario. 

El producto de todo proceso de ordenamiento debe desembocar en la capacidad de emitir un juicio sobre el contenido.   La facultad de juzgar, o el juicio, se define como una capacidad que actúa como un puente de unión entre entendimiento y razón.  El Juicio, por analogía, se supone que encierra en sí un principio subjetivo propio, para buscar leyes o para generalizar las ideas mediante alguna base común, ya sea para conocer, para descubrir el sentimiento de placer o dolor, o, finalmente para suscitar deseos[9]. 


 

·         Problematizar  

Con estos ejercicios te percatarás de que aprender problematiza.

Recuerda que la palabra “problema  tiene raíces griegas cuyo significado es “lanzar hacia delante”: (pro: hacia delante + bavllw: lanzar, echar).  Problematizar significa cuestionar lo que pensamos, decimos y hacemos utilizando los nuevos datos surgidos de la información recibida, pues la educación asumida como un proceso sin fin debe nutrirse de dudas y cuestionamientos, derrumbes, y claro está, de construcciones que abran surcos en el aquí y el ahora, donde nuestro espíritu crítico abra espacios a la creatividad.   

Para “problematizar” hay que poner en duda algunas cosas que percibes, que lees, que escuchas.  No todo lo escucha uno bien, ni lo comprende uno como ha sido dicho o escrito.  Todo lenguaje está cargado de “ambigüedad”.  (Sería una buena idea que buscaras en el diccionario el significado más exacto de la palabra “ambigüedad”) 

Problematizar lleva a la búsqueda de respuestas nuevas o a re-interpretar las respuestas tradicionales generándoles nuevos contextos. 

Por ejemplo: 

§         Todos sabemos que la tierra gira alrededor del sol, sin embargo si abrimos el sitio Web http://www.ecodigital.com.ar/Astronomia%20folder/sol.htm nos daremos cuenta de que esta página de astronomía nos habla de la “salida” del sol.  

§         Estrictamente hablando, el sol no sale ni se “mete”, sino que la tierra al girar sobre sí misma nos oculta o nos permite ver la luz y el resplandor del sol.

§         Aceptar estos datos debería “problemtatizar” nuestro lenguaje. 

Un cotejo de la información recibida o percibida siempre es útil, particularmente si va acompañado de búsqueda de más información.  

o        Algunos procedimientos para ordenar ideas 

Subrayar  

Es colocar una raya debajo de las palabras, frases o ideas importantes.  Actualmente también se utilizan “plumones” transparentes de diversos colores.   Para que subrayar sea útil hay que buscar ideas, aunque también se pueden subrayar palabras técnicas o específicas de un tema o algún dato relevante que permita una mejor comprensión o memorización. 

Un ejercicio que permite comprobar si lo subrayado es importante consiste en formularse preguntas sobre el contenido de lo que se estudia;  sí las palabras subrayadas te ofrecen elementos claros para dar respuesta a tus preguntas, puedes aceptar que tu subrayado es útil. 

Hay quienes en vez de subrayar utilizan una técnica parecida que consiste en marcar renglones o párrafos a un costado del texto, o escriben comentarios o cuestionamientos en los márgenes.  Este procedimiento también tiene efectos positivos cuando se trata de releer o repasar un escrito. 


 

Resumir 

Es sintetizar el contenido de un texto, documento, charla que facilita la compresión y el estudio de algún tema o procedimiento. 

Tras subrayar las ideas principales del texto y de conocer lo quiere decir, se lleva a cabo con actitud crítica, un esfuerzo por comprender, asimilar y relacionar las ideas nuevas con los conocimientos anteriores. 

Para hacer un buen resumen es necesario extraer de un documento o de una conferencia, película, video todo aquello que ha despertado interesa y se desea aprender. Posteriormente, se hace una síntesis explicando con las propias palabras el sentido del contenido sin dejar de ser fiel a las ideas originales ya interpretadas. 

Hacer esquemas 

Es la presentación de las ideas principales  y  secundarias de un escrito o de una charla o conferencia, estructurada de un modo lógico.  Esta  estructuración  lógica permite captar de un solo golpe de vista todo el contenido.  Por ello, una forma de presentar los esquemas se denomina “cuadro sinóptico[10]”. 

Los esquemas permiten ordenar las propias ideas y conectar los elementos importantes de un escrito, de una charla, de un documento, de un libro.   Para hacer un buen esquema conviene: 

·         Leer  el texto completo entresacando (tal vez subrayando) las ideas principales.  Esto mismo se puede hacer mientras se escucha una conferencia; 

·         Englobar el contenido del todo en un título que de suyo haga referencia al tema;

·         Establecer tres o cuatro apartados generales que recojan varias ideas principales como subtemas;

·         Debajo de cada uno de los apartados que se han establecido, escribir algunas ideas secundarias referidas a cada subtema.  Si posteriormente resulta necesario, completar con precisión cada uno de los subtemas.

·         Dejar espacios para completar esquemas de cada uno de los “apartados”. 

Elaborar mapas conceptuales[11] 

Los mapas conceptuales se utilizan para: 

o        Hacer una representación gráfica de los conceptos y proposiciones que maneja una persona,

o        Establecer relaciones entre ellos e

o        Intercambiar sus puntos de vista sobre la validez de los vínculos o relaciones que se establecen entre conceptos.  


 

Los mapas conceptuales permiten detectar la falta de conexión entre conceptos que (gracias al aprendizaje) pueden conectarse, o abrir cuestionamientos sobre la validez de las conexiones establecidas entre diversos conceptos. 

Cualquier concepto sirve para elaborar un mapa conceptual; cuando mencionamos o elegimos un concepto o un enunciado conceptual inmediatamente vienen a la menta otros conceptos que son conectados por conexiones mentales.  Para hacer el mapa conceptual se escriben estos conceptos en espacios separados para luego clasificarlos según su función y establecer relaciones entre ellos.  Consulta la siguiente página: http://club.telepolis.com/ohcop/mapa_con.html 

Al establecer una relación, los conceptos se agrupan mediante palabras de enlace: ordinariamente se utilizan preposiciones, conjunciones, adverbios y, en general, palabras que no sean conceptos. 

Las principales propiedades de las relacions binarias son:Reflexividad: Todo elemento del dominio está relacionado consigo mismo (ver ejemplo). No reflexividad:   la contradictoria de la anterior (ver ejemplo).  Simetría:  cuando para cualquier par de elementos, si el primero se relaciona con el segundo el segundo se relaciona igualmente con el primero  (ver ejemplo).No simetría:  la contradictoria de la anterior (ver ejemplo). Asimetría: cuando para ningún par de elementos,  si el primero se relaciona con el segundo  el segundo se relaciona con el primero (la contraria de la simetría) (ver ejemplo). Transitividad: cuando dados tres elementos cualesquiera, si el primero se relaciona con  el segundo y éste con el tercero, el primero se relaciona también con el tercero (ver ejemplo). Intransitividad: cuando dados tres elementos, si el primero se relaciona con el segundo y este con él tercero, el primero no se relaciona con el tercero (ver ejemplo). Conexidad: cuando para cualquier par de elementos del campo, sucede o que  el primero se relaciona con el segundo o que el segundo se relaciona con el primero(ver ejemplo).   

Con los conceptos unidos por estas palabras de enlace, se construyen enunciados cuyo significado sea lógico.  Se acostumbra utilizar los siguientes “globos” para “almacenar conceptos y sus relaciones:

CONCEPTOS
ACCIONES
TEORÍAS
DUDASPREGUNTAS
CONCOMITANCIA

Cuadro de texto: DEPENDENCIA        
 


 

 

Elaborar mapas mentales 

Los mapas mentales y los mapas conceptuales no son iguales.  Tiene características similares pero su uso es diferente. 

Los mapas mentales se utilizan sobre todo para organizar un tema,   provocar un aprendizaje más profundo, integrar los nuevos conocimientos con los antiguos, prepararse para exámenes o para interrelacionar ideas.

Un mapa mental no es ni un esquema ni un mapa conceptual.  Para elaborarlo se necesita un espacio amplio en el que se pueda escribir y borrar cuantas veces sea necesario.

·          En un espacio se escribe la idea o palabra que se considera importante y se encierra en un círculo.

·          Se apuntan las palabras o ideas surgidas de la reflexión sobre la palabra misma separadas del círculo central dispersas en el espacio para escribir.  Las palabras así escritas se encierran cada una en su propio círculo.

·          Conviene hacer este ejercicio como lluvia de ideas, rápidamente sin detenerse mucho en la reflexión.

·          Las palabras que evocan ideas afines se vinculan con líneas.

·          Al hacer este ejercicio pueden surgir nuevas palabras; también se escriben y se encierran en círculos, para conectarlas también.

·          No es necesario marcar flechas, basta unirlas con líneas.   

Así se van conectando temas que pueden trabajarse por separado para ver sus ligas.  La palabra o concepto más importante de esa lluvia de ideas es la que tiene el mayor número de conexiones.  Aquí se puede descubrir que prácticamente todo tiene que ver con todo pero no de la misma manera ni con la misma intensidad. 

Los mapas mentales permiten descubrir cómo trabaja el cerebro humano estableciendo puentes entre las ideas: estos puentes se denominan “sinapsis” y facilitan el aprendizaje y la ubicación mental de lo que aprendemos.

Puedes buscar mayor información en:

 http://usuarios.iponet.es/casinada/21vmap.htm

 


 

 

Diseñar redes semánticas 

Las redes semánticas son semejantes a los mapas conceptuales y a los mapas mentales.  Son dibujos esquemáticos que proporcionan una representación declarativa de objetos, propiedades y relaciones.Estos sistemas de organización del conocimiento estructuran conceptos, no como jerarquía sino como una red.   

Al ser asumida como una red, cada palabra constituye un “nodo” y cada nodo representa un dato; los datos se relacionan entre sí por medio de enlaces que pueden incluir relaciones tipo todo-parte, causa-efecto, padre-niño, es_un o es_parte.   Por ejemplo, elefante _> mamífero _> animal.

Las relaciones entre los conceptos se marcan con flechas y sobre las fechas se escribe el “tipo de relación” utilizando verbos, preposiciones, conjunciones u otros elementos vinculadores. 

Elaborar cuadros sinópticos.

Es un resumen que se expresa como un esquema.  Tiene como principal función permitir que de una ojeada se descubra la organización y la estructura de un texto, de una conferencia, de una experiencia. 

Es costumbre elaborarlos con “llaves { “ en las que se encierran los temas subordinados, de manera que los más importantes quedan en la izquierda y los subordinados cada vez más a la derecha. 

También se pueden hacer como matrices de doble entrada, particularmente  cuando se pretende verificar coincidencias entre diversos temas. 

Lo importante, como su nombre lo indica (sinóptico: ver la nota 9), es que permitan la visualización inmediata de los contenidos.  Un ejemplo de un cuadro sinóptico puede ser el índice de un libro: en él podemos descubrir las partes, los capítulos, los temas y a veces los subtemas. 

Como ejercicio para verificar cómo se hacen los cuadros sinópticos puedes consultar el índice de varios libros y compararlos para descubrir cuál índice tiene mayor detalle:   

También puedes consultar las siguientes páginas web:

·         http://www.itson.mx/tutoria/pagina_modulo_tres_conten.htm

·         http://adigital.pntic.mec.es/~aramo/lectura/lecmay07.htm

 


[1] Comentario de la Dirección de Sabersinfin.com: El Dr. Luis G Benavides Ilizaliturri es doctor en múltiples y diversas disciplinas, políglota, ha sido catedrático, asesor educativo y conferencista en todo el mundo, es considerado uno de los mejores educadores del planeta. Sabersinfin.com agradece la autorización del Dr. Benavides para publicar este material,  pero principalmente se honra de conocer a un hombre que ante todo lo caracteriza su profundo amor a la vida.
[2] Gnwti seauton (Gnoti seautón) “conócete a ti mismo”  de Sócrates representa las primeras reflexiones sobre la conciencia, entendida como conocimiento reflexivo de uno mismo, o el «diálogo del alma consigo misma», de Platón, hasta llegar a  las Meditaciones Metafísicas de Descartes tras haber pasado por la distinción entre «hombre exterior» y «hombre interior» de Agustín de Hipona.      Para Descartes, la fuente única de certeza y modelo de conocimiento se identifica con el yo o la sustancia del individuo. En la época moderna, al identificar conciencia y certeza, la característica del hombre y del saber humano depende de ese “conocerse a sí mismo”, pues en uno mi
next
prev

Hay 934 invitados y ningún miembro en línea