La imprenta es un ejército de veintiséis soldados de plomo con el que se puede conquistar el mundo.

Johannes Gutenberg

El día de hoy, 3 de febrero, se cumplen 551 años del fallecimiento de Johannes Gensfleisch zur, su apellido viene de la mansión donde se crio, Zum Gutenberg, mejor conocido como Johannes Gutenberg (1400-1468), orfebre alemán, inventor de la prensa de imprenta con tipos móviles moderna (hacia 1440). El hombre que hizo uno de los descubrimientos que tendrían uno de los impactos más profundos en la historia ya que ideó “los caracteres con que todo lo que se dice y piensa puede ser inmediatamente escrito, reescrito y legado a la posteridad”.

Gutemberg compara el poder de la palabra impresa con una fuerza armada, en la que los soldados son los “tipos” (piezas metálicas para transferir la tinta al papel por presión) que en su tiempo eran de plomo fundido y el 26 se refiere al número de letras del abecedario alemán hechas en moldes de plomo y se puede conquistar al mundo porque la masificación de la información mediante la imprenta permite llevar todo tipo de ideas a los más recónditos lugares del mundo.

La obra maestra de la primera imprenta con tipografía móvil de Gutenberg fue la Biblia de 42 líneas, así llamada por el número de renglones a dos columnas que componían las 1,286 páginas de la obra, impresa en dos volúmenes a tamaño folio. Gutenberg quería demostrar que “mediante la imprenta podía elaborarse un libro tan hermoso y perfecto como los más soberbios manuscritos de la época, con la diferencia de que podían realizarse 200 copias iguales, que fue la primera tirada que se hizo”. Se tardó alrededor de tres años en imprimirla, y se cree que se emplearon cuatro prensas funcionando simultáneamente, seis tipógrafos y una docena de prenseros.

En realidad, la evolución de la imprenta se produjo en distintos lugares del mundo y en diferentes épocas. Desde las civilizaciones egipcia, griega y romana y las copias manuscritas mediante pluma o pincel hasta la prensa moderna han sido muchos los factores que han influenciado favorablemente. En China gracias a la difusión de la religión budista y a la necesidad de confeccionar copias de las oraciones esta evolución tuvo una gran influencia. También lo fue la búsqueda de materiales de escritura más adecuados ya que el papiro y el pergamino resultaban demasiado frágiles y finos.

En Europa, durante el siglo XII se produjo una gran actividad intelectual que trajo consigo una mayor demanda de libros. Los monjes realizaban cuidadosamente copias para las bibliotecas de los monasterios, pero esto no satisfacía la demanda de los estudiantes y de esta necesidad surgió la búsqueda de un método de reproducción de los textos rápido y barato.

La expansión del invento de Gutenberg llegó a Italia y a Roma y sería en 1464 cuando en Francia emplearon la técnica y posteriormente en Oxford en 1479. La primera obra impresa en España se escribió en Valencia y data de 1470. La obra se titula Obres e trobes en lahor de la Verge Maria. A comienzos del siglo XVI ya estaba regularizado el uso de la imprenta en Alemania, Italia, España, Francia, Suiza e Inglaterra.

De Europa el salto fue a América en los años 1533 y 1534 y se extendió progresivamente a México, Perú, Guatemala, La Habana, Santiago de Chile, Santiago de Cuba y Puerto Rico ya en el 1802.

Hasta el siglo XVIII la técnica consistía en colocar los caracteres sobre la platina, encima del papel y presionar con la prensa de madera y mármol. En Francia, en 1777, Didot construyó una prensa toda de hierro y del mismo tamaño que la hoja de imprimir, que fue perfeccionándose posteriormente.

Gracias a la revolución industrial y a los adelantos técnicos nacieron las imprentas nacionales. En 1854 surgió la máquina de reacción, en la que el papel, impreso por una cara, retrocedía y era impreso por la otra. Un año después se harían tiradas de 10,000 ejemplares en una hora en la máquina rotativa creada en 1846 por Richard March Hoe gracias a la utilización del papel continuo y del molde cilíndrico que permitía la impresión por las dos caras.

La impresión de los periódicos se realizaría a partir de entonces en máquinas con composición en Linotipia y la de las revistas y libros se realizaría en Monotipia.

Es por ello, amable lector, que la técnica que inventor Gutenberg se ha expandido por todo el orbe y eso agilizó y abarató el proceso de impresión de libros, contribuyendo a la alfabetización de la población mundial y, con ello, a la expansión del libre pensamiento.

Jorge A. Rodríguez y Morgado

Twitter @jarymorgado

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

conoSERbien; www.sabersinfin.com