POSITIVISMO Y EVOLUCIONISMO SOCIAL: ENTRE LA REFORMA JUARISTA Y EL PORFIRIATO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

  Creían que las semillas implantadas por la Reforma, aunque no pudieron eclosionar durante los gobiernos liberales, sí pudieron efectuarse durante la Pax porfiriana. En su texto Consecuencias de la Reforma, Parra se ocupa de establecer las relaciones de continuidad del proyecto liberal reformista y del conservador porfirista, siendo éste último la consecuencia necesaria del primero. Así, el porfiriato no sería ninguna regresión o vuelta al conservadurismo, sino la plena realización, y del único modo realmente viable en que podía llevarse a cabo, del programa liberal de nación[28].

 Por otro lado, Agustín Aragón, que cronológicamente podría ser considerado positivista “científico”, es uno de los pocos positivistas que, en plena época porfirista, sigue sustentando las tesis de Barreda, sin recibir casi ninguna influencia spenceriana, como sus contemporáneos. En La República de Panamá y la diplomacia contemporánea, Aragón advierte, frente a las amenazas yankees de dominio sobre América Latina, que debe preservarse el orden y salvarse las discordias. “En una palabra, conservando el orden dentro de nuestras propias casas, trabajando por el progreso e inspirándonos en el amor, es como hemos de evitar todo pretexto de intervención […]. No somos los discípulos de Auguste Comte de los que predicamos el pesimismo ni el optimismo […] Predicamos la actividad reflexiva y movida por el afecto, porque siempre conduce al mejoramiento humano individual y colectivo”.[29] 
 

next
prev

Hay 664 invitados y ningún miembro en línea