INDIVIDUALISMO Y TRIBALISMO: DOS PERSPECTIVAS SOBRE EL INDIVIDUO Y LAS SOCIEDADES POSMODERNAS
Minuto a Minuto

 

 

 

 

 

 

        Esta paradoja ha mostrado que las grandes instituciones y las formas que configuraban a las comunidades, no prevalecen más en la dinámica social. El predominio actual lo muestra un ordenamiento en que la aparición de microgrupos es la encargada de la nueva configuración social. “Se trata de microgrupos emergiendo en todos los campos (sexuales, religiosos, deportivos, musicales, sectarios): Regresamos así, a algo anterior al llamado mito del progreso […]”. (Maffesoli, 2000, p. 10). La dinámica social se daría más al interior de esos microgrupos que al interior de las viejas formas de organización social basadas en la estabilidad de las instituciones, lo universal de los códigos morales y la regularización estricta de los múltiples modos de intercambio dentro de la red social. Al contrario de lo que autores como Bauman o Lasch creerían, al interior de esos microgrupos se darían fenómenos tan importantes como los del sentimiento de pertenencia. Pero en Maffesoli ese sentimiento no parece ser caracterizado como superficial o propulsado por una desesperada búsqueda de identidad, sino que sería tan legítimo y efectivo como pudo haberlo sido en el pasado, al interior de los sistemas tradicionales estables.

 

 

 

      Frente a la lógica racionalista que predominó en la constitución de los individuos y sus sociedades durante la época moderna, Maffesoli devela otra, de contracorriente, que no sería sino la reacción más natural frente al exacerbado proceso civilizatorio. En las sociedades occidentales éste terminó por “aceptizar” las relaciones humanas y ordenar el mundo bajo formas abstractas, universales, necesarias. Esa lógica de contracorriente, de reacción, es la del pensamiento popular, la del sano sentido común, tan vituperado por las doctrinas ilustradas y positivas de siglos anteriores.

 

 

 

     Por un lado estaría el pensamiento “lógico-dialéctico” y, por otro, el pensamiento popular que, a diferencia del primero, no opera separando tajantemente los elementos del mundo; pues en la cotidianidad, el reino del pensamiento popular las cosas no aparecen ciertamente seccionadas para caber en las frías y racionalistas clasificaciones del pensar abstracto. Lo que para Bauman es la condición de la cultura y el orden, i.e., la separación, la distinción, la diferenciación, para Maffesoli sería el origen de una lógica de dominación, que violentando la realidad, impone un determinado y arbitrario orden, que termina por dar fin a la vitalidad de la realidad. En efecto, la realidad, cuando no ha sido diseccionada fríamente, lo que presenta como su lógica es una vitalidad que derrama los moldes impuestos por el pensar humano.

 

 

 

     La realidad suele presentarse más ambigua que concreta; más ambivalente que unidimensional. Precisamente por eso, es que el método que busca analizarla, sin falsearla, debe tomar en cuenta esos elementos y los inevitables límites que tales elementos ponen al intelecto humano. En las sociedades europeas contemporáneas, luego de un largo proceso de racionalización de la realidad y consecuente constitución de los individuos y sus sociedades, se ha llegado al punto del hastío y el aburrimiento. Muchos de los fenómenos observados por autores como Lasch y Bauman, se deben precisamente a que esos individuos racionalizados hasta la exageración, buscan nuevas formas de insuflar vida a lo que ha perdido ya su natural dinamicidad. El gusto por los deportes extremos, la búsqueda de aventuras en la naturaleza y de contacto con la misma, el gusto por los reality shows, denuncian en los sujetos un fastidio por lo perfectamente clasificado, ordenado, regulado. Un fastidio, podríamos decir,  por el dominio increíblemente pesado de la cultura, que llega a sentirse más como fardo que como solución.

 

 

 

     Esta búsqueda de vitalidad es también una tendencia regresiva. Pero lo que pensadores como Bauman o Lasch ven con desasosiego, Maffesoli lo ve con entusiasmo. Pues sólo una vuelta a las formas primiti

next
prev

Hay 347 invitados y ningún miembro en línea