LA LEGITIMACIÓN DEL ARTE MODERNO
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

 

Regresamos a que lo humano en el arte, lo social, lo legitima en su constante caminar por la historia; un proceso espiritual en el sentido de que la memoria humana es lo que incita en todo momento al artista; H.G. Gadamer menciona que "la memoria y el recuerdo, que recibe en sí el arte del pasado y la tradición de nuestro arte, expresan la misma actividad del espíritu que el atrevimiento de los nuevos experimentos con inauditas formas deformes", corroborando esa idea hegeliana de la finalidad del arte: "su carácter esencial es el ser una creación del espíritu", un sustento humano de quien lo instituye, en este caso no por lo material: de cómo se hace y a través de qué instrumentos físicos se utilizan en su reproducción; sino por su creación espiritual.

 

Pero ¿por qué el artista desea a través de sus objetos creados, de lo bello que implica el arte, reivindicar a bien el mundo donde nace y vive? Aquí vale la pena entender los vocablos belleza y arte en el sentido del orden y la verdad para decir que "gracias a lo bello se consigue con el tiempo de nuevo el recuerdo del mundo verdadero" y así el orden se recupera en el caso de lo perdido, o se hace presente cuando olvidado."La función ontológica de lo bello consiste en cerrar el abismo abierto entre lo ideal y lo real", entonces, que mejor sendero que el arte para adquirir una reflexión del mundo, de nosotros; a través de una mirada de lo sensible, en una experiencia estética poder comunicarnos lo que somos y donde estamos. "Todo el mundo sabe que, en la experiencia estética, el gusto representa el momento nivelador… es comunicativo, representa lo que, en mayor o menor grado, nos marca a todos".

 

Todo lo anterior nos permite ver la diferencia que marca el sentido histórico en la obra de arte, y al mismo tiempo nos ayuda a visualizar las relaciones y el porque de la razón del nuevo arte. No se crean formas lejanas a lo que directamente encontramos en un paisaje cotidiano por mero capricho, sino por una razón que humanamente ha sido construida a través de la historia, porque se encuentra en un contexto que permite exponer ciertos problemas de la sociedad en estas formas y composiciones. El artista se aleja socialmente como individuo, pero se acerca socialmente a través de su obra, que pretende crear una reflexión de lo social; manifestar en su lenguaje y con sus fines lo que piensa o siente; discurrir a su manera para enseñar o persuadir… hace de la obra de arte un discurso social individualizado con un fin estético.

 

Aquí queda de manifiesto preguntas sobre la relación del artista con su seno social, la personalidad del artista para sus fines estéticos y artísticos que pretende, o no, plasmar en su obra; la recuperación de la sociedad con el artista; el rol social del artista que no es solo artista y juega otros roles socioeconómicos (incluso religiosos); esa relación artista-obra-sociedad; temas que enriquecen la estética y la extienden; que permiten verla tan cercana como es y no como se cree.

 

Bibliografía
Gadamer H.G., La actualidad en lo bello, España: Paidós, 1991.
Adolfo Sánchez Vázquez, Textos de estética y teoría del arte, Lecturas universitarias, México: U.N.A.M. 1972.

 



[1] Agustín René Solano Andrade ( Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. ) es Maestro en Comunicación y Diseño (UIA) y Maestro en Estética y Arte (BUAP). Combina su quehacer académico con las letras y las imágenes. Sabersinfin.com agradece a Agustín René la autorización para publicar el presente trabajo.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1354 invitados y ningún miembro en línea