2 de julio de 2014

En la actualidad no son infrecuentes las situaciones en las que se fijó una pensión de alimentos para unos niños menores de edad en el momento de la Separación o Divorcio y que transcurrido el paso del tiempo, ese hijo se aposente en el antiguo domicilio conyugal, continúe con sus estudios a trancas y barrancas, con un deficiente rendimiento académico y así vayan pasando los años.
 
En estos casos el padre que debe proporcionar alimentos a ese hijo, no solamente puede estar frío y distante con el mismo, sino irritado por la carga económica que le supone al ser no solo mayor de edad, sino tener  25 o 26 años, no haber finalizado los estudios y por lo tanto sin posibilidades reales de integrarse en el mercado laboral.
 
En la mayoría de los casos estos hijos conviven con  la madre en el antiguo domicilio y cursan sus estudios con una irregular aplicación, unas veces repitiendo curso y otras alegando diferentes razones para no acabar la carrera y poder seguir viviendo a expensas de su padre.
 
En estos casos resulta razonable la petición del encolerizado padre de que se limite temporalmente la obligación de prestar alimentos ya que se debe tener en cuenta la situación del progenitor, los 25, 26 o 28 años del alimentista y su irregular trayectoria académica.
 
Se trata por tanto de evitar las prolongaciones voluntarias, bien sea por desidia, apatía o simplemente vagancia en perjuicio del padre obligado.
 
En este sentido existen multitud de Sentencias que pueden considerarse como un contenido predicativo en el sentido de que debe entenderse concedida la prestación por un tiempo prudencial y siempre que el  hijo tenga un pleno rendimiento académico y se extinga en los supuestos de apatía o vagancia y en todo caso, al culminar con éxito los mismos.

De lo anterior se deduce que es procedente y razonable la fijación de límites temporales para evitar nuevos litigios, fijándose un tiempo para que se acabe la carrera y en todo caso fijando como limite un determinado momento.
 
En otras Sentencias Judiciales  se mantiene una tesis contraria a la anterior que se fundamenta en los siguientes principios:
1.    Que deberían ser los propios hijos los que solicitarán sus  propios alimentos
2.    Que con ello se duplicaría la actividad jurisdiccional.
 
¿CUÁNDO SE PUEDE PEDIR LA SUSPENSION TEMPORAL DEL PAGO DE ALIMENTOS?
Cuando haya una imposibilidad sobrevenida que no existía cuando se fijaron estos en la primitiva Sentencia Judicial
 
¿CUÁLES SON LAS CAUSAS QUE SE PUEDEN ALEGAR?
•    Despido del puesto de trabajo del alimentante
•    Que como consecuencia de ello no haya podido acceder  a un puesto de trabajo o sea de poca remuneración
•    Que se haya extinguido el subsidio de paro correspondiente
En estos casos esta imposibilidad de incumplimiento no justifica la extinción, pero si su limitación.
 
BIBLIOGRAFÍA
SANCHEZ GONZALEZ, MARIA PAZ. “La extinción del derecho a la Pensión Compensatoria”. Editorial: COMARES. 2005
ZARRALUQUI, LUIS, “La Pensión Compensatoria de la Separación conyugal y el Divorcio”. Editorial LEX NOVA, S.A, 2001
SANCHEZ PEDRERO, ADOLFO, “La obligación alimenticia en los pleitos matrimoniales”. Editorial TIRANT LO BLANCH, 2003
 
Begona CuencaBegoña Cuenca Alcaine (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.) es especialista en Derecho de Familia, académica y litigante.