¿POR QUÉ VISITAR UN MUSEO DE ARTE?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

 

El museo de arte no es héroe de la historia del arte, al contrario, las vanguardias le detestaban por el carácter elitista que le imperaba; entonces, existen otros eventos que, al paralelo, llevan a cabo esta función.

 

Es imposible conocer, conectar y entender el conjunto de eventos que suceden para generar un pasado humano, sin embargo, las instituciones determinan la mayor parte de esos eventos para formar una historia sesgada, aunque instituida y oficializada. La historia del arte como historiografía, valor estético que le infiere al museo de arte, es prevista por Duchamp al intervenir una exposición con un urinario y más que aprendida por Warhol, con su obra. Ellos, como muchos más, ven en el museo ese paradigma social como definitorio del arte y que detiene, de alguna u otro forma, la libertad del arte mismo en su ideal. Duchamp, más allá de ser el padre del arte contemporáneo al introducir dicho mingitorio y cuestionar al arte mismo para provocar nuevas formas de arte, cuestiona también la legitimación automática del objeto como artístico al estar dentro de la institución y ser exhibido. Warhol, sin lugar a dudas, advierte la ocasión de ese discurso oficial para su obra, él ve la oportunidad de las nuevas formas de arte en una cultura donde la estetización y la producción simbólica e industrial imperan y utiliza al museo como catapulta. Incluso, el hecho de evitar el espacio museístico para exhibir obra artística, incluye al museo en su exclusión y le devuelve la mirada.

 

La historia del arte antiguo se sigue haciendo en los museos o pasando por ellos, pues también los doctos en el tema trabajan dentro de sus instalaciones o las visitan para el mismo fin de la investigación. A pesar de que los descubrimientos sigan efectuándose fuera del museo –no todos-, el museo contiene el equipamiento necesario para el escrutinio de lo hallado, y en ello se incluye la firma de algunos para llevarlo a cabo.

 

Así entonces, ya sea por eventos artísticos o académicos, la historia del arte sucede de manera importante, mas no total, en el museo de arte.

 

 Motivar la imaginación. 

La imaginación como un proceso consciente es promovida en el museo de arte al estar inmerso en un espacio donde las obras son producto de ese mismo suceso como resultado de la expresión humana. El proceso, incluso, puede comenzar desde antes de visitar el museo de arte, pues conociendo sus contenidos permanentes –y temporales- a través de su enunciación, se lleva acabo dicho proceso mental al visualizar los posibles objetos que el museo expone. La imaginación a la que se alude en el museo de arte no es entonces la que se lleva a cabo al evocar imágenes generales, sino que se asume son las que suscitan el hecho artístico más que el estético.

 

Junto con el valor sobre la promoción del acto artístico sucede el de motivar la imaginación. Por un lado está el edificio y su concepción formal, tanto en fachada como en distribución, que permite dar vuelo a esa construcción libre de imágenes en tanto plásticas, y por otro, el museo permite un ambiente lleno de obras que son producto de ese imaginario artístico. El hecho artístico incluye a la imaginación en dos momentos, uno que simplemente la provoca, la motiva, y en ello encuentra su sustento, y otro en la invitación para el mismo hecho, el acto plástico como fin.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 609 invitados y ningún miembro en línea