7 de enero de 2016

Hablar del Caso Mijangos, es trasladarnos a la ciudad de Querétaro. Una historia terrible ocurrida  en aquel estado de la república, fue un multihomicidio ocurrido en una casa como cualquiera. La responsable de este espantoso hecho fue la Sra. Claudia Mijangos Arzac originaria de Mazatlán, Sinaloa. En su vida todo iba bien, felizmente casada, madre de tres hijos etc. Hasta que un día se divorció; esto fue lo que realmente le golpeó mentalmente.

Después de ese inevitable hecho que marco su vida para siempre, Claudia comenzó a aislarse y se volvió muy extraña, anteriormente era una persona muy alegre y sociable. Después de su divorcio se quedó sola a cargo de sus tres hijos: Claudia María  de once años, Ana Belén de nueve años y Alfredo Antonio de seis  años, ellos se encontraban en ese entonces  en la escuela.

Esa noche terrible de aquel suceso, por la noche la familia Mijangos se dispuso a dormir, no tenían en mente lo que iba ocurrir en esa casa. Claudia Mijangos fue a acostar a cada uno de sus hijos, cerró sus habitaciones y ella se fue a su cuarto, se recostó y se quedó dormida. Esa madrugada del 25 de abril de 1989 a las 5 de la madrugada, aún faltaba un poco para que amaneciera, Claudia Mijangos escuchó unas voces en su cabeza, ¡le decían que los matara...! Estuvo un rato escuchando estas voces pensando si eran reales o no, después se levantó y se vistió completamente, fue a la cocina y tomó tres cuchillos, sus hijos aún dormían tranquilamente, pero Claudia había decidido matarlos.

El primero en ser atacado y el primero en morir fue Alfredo Antonio, el niño más pequeño quien fue agredido mientras dormía en su cama. Claudia Mijangos se apoyó sobre la cama del niño lo tomó de la mano izquierda y a nivel de la articulación de la muñeca le ocasionó una herida. Después le propinó una serie de cuchilladas hasta matarlo; ya muerto siguió hundiendo el cuchillo muchas veces más.

Claudia Mijangos cambió de cuchillo; había decidido utilizar uno diferente con  cada uno de sus hijos. Llevó a cabo la misma operación con sus otros dos hijos, para terminar matando a los tres de la misma forma, un acto espantoso. Esa misma noche Claudia Mijangos trató de suicidarse cortándose las muñecas y el pecho pero no lo consiguió. Al día siguiente por la mañana una de sus vecinas fue a la casa de Claudia para visitarle, tocó la puerta varias veces y al no ver respuesta tuvo que abrir la puerta a la fuerza, entró a la casa para darse cuenta de la terrible tragedia. Esta persona avisó a las autoridades correspondientes, ese mismo día fue detenida Claudia Mijangos por el delito de homicidio perpetrado a sus hijos.

Claudia Mijangos fue recluida al penal y al mismo tiempo internada en el psiquiátrico del Cereso, hasta la fecha sigue recluida en el penal, ningún familiar en todo este tiempo la ha visitado. Respecto a la casa quedó en total abandono, nadie la reclamó. Debido a este hecho tan espeluznante, gran cantidad de gente que vive por los alrededores comentan que se aparecen en determinadas fechas del año los fantasmas de los niños asesinados en esa casa. Desde gritos, golpes, pasos y muchas más manifestaciones se rumora que ocurren en esa casa de Mijangos en Querétaro.

Gran cantidad de investigadores han visitado la casa Mijangos con el propósito de captar algún ruido o algo relacionado a los fantasmas de los niños muertos, hay vídeos, grabaciones en audio que muestran que los espíritus todavía están muy presentes en este inmueble. La casa Mijangos, mudo testigo de un terrible hecho y que a raíz de ello este sitio está plagado de presencias del más allá…

Imagen: tolucanoticias.com

David Flores, conductor de: ExtrañaMente.