MEDUSAS, ALGO MÁS QUE ANIMALES MARINOS GELATINOSOS
María del Carmen Maldonado Monroy*


Los visitantes de las playas en ocasiones se topan con las medusas, sorprendentes animales que ocasionalmente constituyen una terrible amenaza que causa irritaciones en la piel, tan dolorosas como una quemadura.  A veces, las medusas proliferan dando una apariencia viscosa al agua de mar que las contiene.

 


¿Qué tipo de animales son las medusas y cómo es su cuerpo?
 
Estos organismos tienen una estructura corporal relativamente sencilla, pero muy eficiente, resultado de la evolución, que las ha convertido en organismos muy exitosos.  Su cuerpo que se asemeja a una sombrilla o a una campana está revestido de unas células epitelio-musculares que constituyen la epidermis y la cavidad gástrica; estas células se llaman “células T” porque tienen las forma de esa letra y gracias a ellas, las medusas pueden realizar movimientos contráctiles que en su conjunto contraen su cuerpo, bombeando y expulsando así agua para poder desplazarse.
 
Estas dos capas de células contienen una masa gelatinosa que se denomina “mesoglea” que es la que le da la consistencia gelatinosa a estos animales.  La mesoglea se encuentra atravesada por unos tubitos que se llaman “canales radiales” que nacen en la cavidad gástrica o “estómago”. La superficie exterior convexa se llama “exumbrela” y la interor “subumbrela”; la cavidad gástrica o estómago se encuentra en el centro y se denomina “manubrio”, en la parte distal del manubrio se encuentra la “boca” que puede ser de una sola pieza o estar ramificada en cuatro lóbulos.  Las medusas tienen tentáculos en el borde de su cuerpo; los tentáculos y a veces el manubrio están cargados con nematocistos.
 
Además de las células T, las medusas tienen células urticantes o “nematocistos” que utilizan para la captura de sus presas.  Los nematocistos pueden ser de tres tipos: 1) pegajosos, que sirven para adherirse al cuerpo de sus víctimas; 2) envolventes, que utilizan para enrollar y enredar a sus presas y 3) penetrantes, que son una especie de pequeños arpones que penetran a sus presas inyectándoles toxinas que las paralizan o matan antes de llevarlas a su boca.

¿Cuántos tipos de medusas hay?

Un primer tipo lo constituyen las hidromedusas (Clase Hydrozoa) incluye a medusas solitarias, medusas coloniales (Orden Siphonophora) y a los hidrocorales.  Las hidromedusas son parientes de las hidras de agua dulce.  Un segundo tipo lo conforman las cubomedusas, cuya campana vista transversalmente es cuadrada y, un tercer tipo lo constituyen las scifomedusas (Clase Schyphozoa) que son consideradas como las verdaderas medusas; son medusas grandes; algunas tienen colores muy vivos y la mayoría producen luz propia, fenómeno conocido como bioluminiscencia.

¿Cómo se desplazan las medusas en el agua?

Con sus movimientos contráctiles, las medusas se desplazan por medio de propulsión con chorros de agua; es decir, cuando se contraen las medusas expulsan el agua desde el interior (espacio subumbrelar).

¿Cómo se reproducen las medusas?

Las medusas que vemos en el agua, constituyen la fase adulta de su ciclo vital; tienen ovarios y testículos (hay medusas macho y medusas hembra) y, los gametos (masculinos y femeninos) son lanzados al agua y es ahí donde se lleva a cabo la fecundación; es decir, las medusas tienen una fecundación externa (por fuera de sus cuerpos).  Después de que los óvulos son fecundados, se producen huevos (o cigotos) y de ahí eclosiona (nace) una larva diminuta, transparente y plana que está rodeada de cilios; a esta larva se le llama “plánula”, posteriormente la larva plánula se deposita en el fondo (sustrato) y se desarrolla como un “pólipo”; este pólipo madura y va sufriendo divisiones transversales (reproducción asexual) y se van desprendiendo formas jóvenes de medusas que se conocen como “Éfira”.  Las éfiras van madurando suspendidas en el agua y, cuando alcanzan la madurez se convierten en medusas aptas para lanzar sus gametos al agua (es decir son sexualmente maduras).

¿De qué se alimentan las medusas?

Se les considera animales carnívoros; la mayor parte de su alimento está constituido por organismos del zooplancton marino (miembros animales del plancton, =plancton animal); también pueden capturar crustáceos de tamaño más grande y peces que pueden atrapar con sus tentáculos (y los nematocistos que tienen en ellos); hay algunos científicos que piensan que las medusas pueden absorber directamente los nutrientes disueltos en el agua a través de las células epiteliales, y de esta manera complementar su nutrición, porque se les ha encontrado en gran número en sitios donde el zooplancton es escaso.

¿De qué tamaño son las medusas?

Su tamaño es muy variable, generalmente las hidromedusas son pequeñas, midiendo desde menos de un centímetro hasta más o menos 7 centímetros. Las cubomedusas miden entre 3 o 4 centímetros de altura; algunas especies alcanzan unos 25 centímetros.  Las scifomedusas son mucho más grandes; algunas pueden alcanzar uno o dos metros de diámetro y sus tentáculos varias docenas de metros; hay registros de tentáculos hasta de 70 metros.

¿Pueden ver a sus presas?

No, porque las medusas no tienen ojos como tales; sin embargo, tienen células fotosensitivas (sensibles a la luz) que se encuentran reunidas en pequeñas cavidades de las células epiteliales y a estas estructuras se les ha llamado “ocelos u ojos simples”.  Con este tipo de estructuras, las medusas sólo pueden percibir diferencias en la intensidad de luz; tal vez pueden percibir siluetas de los organismos que pasan junto a ellas. Las cubomedusas tienen revestimientos que se asemejan a lentes y que hacen más eficiente este tipo de percepción.

¿Las medusas tienen cerebro?

No, pero tienen algunas neuronas parecidas a las de los vertebrados; algunas de estas neuronas tienen muchas fibras nerviosas.  Al parecer, estas neuronas les sirven a las medusas para coordinar sus movimientos contráctiles.

¿Quiénes se alimentan de las medusas?

Las tortugas y algunos peces grandes como por ejemplo los atunes; en Asia los humanos las consumen en ensaladas y galletas.

¿Qué papel desempeñan en el ecosistema?
 

Las medusas son muy importantes porque controlan el número de organismos del zooplancton que consumen, evitando así que el zooplancton acabe con el fitoplancton (organismos fotosintetizadores que residen en el plancton, =plancton vegetal) que es el productor de oxígeno y es alimento de muchos otros organismos; es decir en condiciones normales mantienen el equilibrio de las poblaciones del plancton.  Asimismo, cuando mueren y sus cuerpos se degradan por acción bacteriana, quedan suspendidos nutrientes, vitaminas y proteínas que son utilizados por el fitoplancton y renuevan así los ciclos de producción en diferentes localidades del océano.  Recientemente, se ha descubierto que las medusas pueden ayudar a mezclar el agua de mar por medio de su propulsión con chorros de agua y que la magnitud de esta mezcla es equivalente a la que producen los vientos y mareas (Kwok, 2009), es decir hacen la función de agitadores del agua de mar, mezclando así el oxígeno, los nutrientes y las sustancias disueltos en ella.

¿Por qué proliferan las medusas?

Actualmente, se observa la proliferación desmedida de estos organismos y las causas pueden ser diversas.  La sobrepesca de animales que las consumen puede ser una de las causas, al desaparecer éstos como sus depredadores, pues ellas proliferan; otra causa puede ser también la sobrepesca de peces que consumen el mismo zooplancton y que compiten con ellas por este alimento, al disminuir o desaparecer estos peces, ellas cuentan con más alimento y sobreviven más.  El calentamiento global parece estar asociado también a su proliferación, al aumentar la temperatura del agua, aumenta su metabolismo, su maduración y también su tasa reproductiva.  La disminución de las lluvias también puede ser otra de las causas, porque al llover disminuye (por dilución) la salinidad del agua marina superficial; al bajar la salinidad, el agua es menos densa y las medusas tienden a hundirse y mueren porque en el fondo no encuentran el alimento suficiente para subsistir; cuando disminuyen las lluvias ellas proliferan.

¿Tienen utilidad para el hombre?

Sí, al parecer ahora que han proliferado en algunas costas y que comienzan a ser consideradas como una plaga, se está estudiando su posible aprovechamiento como abono en cultivos agrícolas; en la industria cosmética, porque tienen una gran cantidad de colágena que es una proteína que le da elasticidad y firmeza a nuestra piel.  Como alimento para el consumo humano, ya en Asia se consumen y pueden ser muy benéficas porque tienen el 95% de agua y el 5% restante, son proteínas (incluyendo la colágena); las medusas no tienen colesterol y por ello se ha pensado que pudiesen ser un buen alimento.

¿Representan un riesgo si proliferan demasiado?

Si sigue la sobrepesca desmedida de los peces que consumen zooplancton (que es su alimento principal), si el ambiente se deteriora con algunos contaminantes (ejemplo detergentes); si el sobrecalentamiento global aumenta y disminuyen los ciclos de lluvias, entonces, las medusas pudiesen llegar a ser un problema serio; porque además entre el zooplancton que ellas consumen se encuentran muchas larvas y juveniles de peces que son apreciados para el consumo humano y si hay una proliferación excesiva de medusas pues estos peces (e inclusive otros crustáceos) ya no llegan a crecer para ser entonces aprovechados para el consumo humano, es decir la pesca de muchas especies pudiera colapsarse.

¿Qué podemos hacer para controlar a las medusas?

Disminuir el vertimiento de contaminantes que van a dar al mar, por ejemplo, abonos químicos y detergentes que causan eutroficación (alta concentración de nutrientes) y la proliferación de bacterias, plancton y pequeños crustáceos; esto aparentemente es bueno, pero cuando hay una sobre producción del zooplancton que es el alimento de las medusas, ellas proliferan demasiado y el equilibio natural se rompe.

Otra acción que podemos hacer es tratar de disminuir la emisión de CO2 y gases de invernadero a la atmósfera, para que el calentamiento global vaya disminuyendo.

Evitar la sobre pesca, para que los peces que compiten por el alimento con las medusas no desaparezcan.

Cuidar y preservar a las tortugas marinas cuyo componente principal en su dieta son precisamente las medusas.

En equilibrio las medusas y otros organismos son benéficos al ecosistema, tenemos que cuidar que este equilibrio no se rompa.
 

* María del Carmen Maldonado Monroy es Bióloga con estudios de posgrado en Ciencias del Mar; labora en el Departamento de Hidrobiología de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Iztapalapa. Su área de Investigación es sobre el Zooplancton e Ictioplancton Marinos.


Lecturas recomendadas
:
  • Barnes, R.D. 1990. Zoología de los invertebrados. México, D. F.: McGraw-Hill : Interamericana. 957 pp.
  • Cognetti, G., Sarà, M., & Magazzù, G. 2001. Biología Marina. Barcelona: Editorial Ariel. 619 pp.
  • Kwok, R. 2009. Jellyfish help mix the world's oceans. Nature News, doi:10.1038/news.2009.745.
  • Levinton, J.S. 1995. Marine Biology. Function, Biodiversity, Ecology. Oxford: Oxford University Press. 420 pp.
  • Meglitsch, P. 1978. Zoología de invertebrados. Madrid: H. Blume.

Más de la obra de María del Carmen Maldonado Monroy: