La oración como medicamento del alma
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

25 de abril de 2016

La oración no es para cambiar los planes de Dios.
Es para confiar y descansar en Su soberana voluntad.
Martín Lutero

Llegó a mis manos un artículo realmente interesante elaborado por científicos del Instituto de Investigación y Desarrollo Psiconeurológico Bekhterev (IDPB) de San Petersburgo, en el cual se comenta que mediante el estudio de los registros de los electroencefalogramas de algunos monjes al momento de orar, se logró captar un fenómeno extraordinario, la desconexión completa del córtex cerebral, estado que puede observarse sólo en bebés de tres meses cuando sienten la cercanía de su mamá, provocándoles una sensación de seguridad completa.
 
A medida que la persona crece, tal sensación desaparece, la actividad cerebral crece y este ritmo de las biocorrientes cerebrales se produce raramente, solamente en las horas de sueño profundo o al orar, como ha quedado demostrado en el estudio científico indicado. Así mismo, en él se establece que “La oración es un medicamento poderosísimo ya que la oración no sólo regula todos los procesos del organismo humano, sino que también repara la estructura de la conciencia más afectada”. Es por ello que el jefe del Laboratorio de Neuropsicofisiología del IDPB, Valeri Slezin, afirma que  “Una oración es un medicamento poderosísimo”. Ha llamado a tal estado desconocido “leve vigía, al orar” y ha demostrado que tienen una importancia vital para cada persona.

Es un hecho sabido que las enfermedades son provocadas también por situaciones graves y sucesos que nos quedan grabados en la mente. Al orar, sin embargo, las preocupaciones quedan en un plan secundario e incluso desaparecen totalmente. De esta manera se hace posible el restablecimiento psíquico, moral y físico. Parece ser, según se indica en el estudio, que las oraciones pueden incluso neutralizar las radiaciones. Científicos rusos observaron que “después de la explosión de Chernobyl, los instrumentos para medir la radiación manifestaron valores que llegaban a sobrepasar el límite cuantificable. Sin embargo, en el área en donde se encuentra la Iglesia del Arcángel Miguel, a 4 km de los reactores, el valor de la radiación se mantenía normal”.

Un estudio realizado por el Dr. Andrew Newberg, director de investigación de Thomas Jefferson Hospital y Medical College en Pennsylvania, indica que el efecto neurocientífico de las experiencias religiosas y espirituales durante décadas, revela que la curación física puede ocurrir como resultado de la fuerza de la oración. En la investigación se establece que los escáneres cerebrales de resonancia magnética demostraron que hay poder en la oración. Se encontró que la oración es muy parecida a un entrenamiento físico para el cerebro. Newberg tenía pacientes ancianos con problemas de memoria, oraron cada día durante 12 minutos, por ocho semanas. Los resultados de la resonancia aparecieron positiva y dramáticamente diferentes después de concluir el experimento. Además, los resultados de las pruebas revelaron que el beneficio de la oración, puede en realidad formar el cerebro.

En 2012, The Huffington Post informó que Newberg estudiando las formas en que la oración y la meditación afecta al cerebro humano, demostró que cuando una persona se dedica a la oración, hay un aumento de la actividad en los lóbulos frontales y el área del lenguaje del cerebro, conocida por convertirse en activa durante la conversación. Encontró que “para el cerebro, orar es similar como hablar con la gente”. Para llevar a cabo este estudio, se inyectó a los participantes con un tinte radiactivo inocuo mientras estaban en profunda oración. El tinte emigró a diferentes partes del cerebro en la que el flujo de sangre era el más fuerte. Newberg llegó a la conclusión de que, independientemente de la religión que se profese, la oración crea una experiencia neurológica entre las personas.

En virtud de que los seres humanos han estado orando durante milenios, con la finalidad de comunicarse con una figura espiritual o equilibrarse así mismo, es por ello que este tipo de estudio nos lleva a pensar, en cómo puede estar la oración conectada a nuestros cuerpos y cómo se puede encontrar en la oración el gran poder de cambiar las vidas de otros.

Al final, amable lector, con el fin de reflexionar sobre el poder de la oración lo dejo con un pensamiento de un autor anónimo “Si sólo oras cuando estás en problemas… realmente estás en problemas”.

Imagen: instantesdelpresente.com

Jorge A. Rodríguez y Morgado
Twitter @jarymorgado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
conoSERbien; www.sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 2036 invitados y ningún miembro en línea