¿Otra vuelta de tuerca?
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

- La Historia Jamás Contada -

10 de julio de 2015

Desde que se estableció un sistema de educación pública obligatoria, ésta se convirtió en el botín codiciado de cuanto individuo, grupo o corporación aspira a hacerse de, mantener o recuperar el control sobre la conciencia de la gente, considerando al primero tan sólo una megamáquina de adoctrinamiento perpetuo que le garantizaría, si no la soñada sumisión absoluta, sí cuando menos la aquiescencia de los demás con sus políticas o actos particulares, y con ella su permanencia indefinida en el Poder, sea formal o fáctico: por ello es también un sueño de eternidad –política, que obsesionaba a Machiavelli-…

Y propósito suficiente para una confrontación armada, como ya la hubo en el país cuando la rebelión de los cristeros (1926-29), cuyos objetivos eran, precisamente, los maestros y maestras rurales, a quienes cazaban. Medio siglo después, aún persistían parecidos actos de barbarie, como la agresión que persons unknown perpetraron contra la compañía INFANTERÍA TEATRAL en pleno Centro Cultural Universitario de la UNAM -Universidad Nacional Autónoma de México-, sin que ninguna autoridad de ésta hiciera algo para dar con los responsables materiales e intelectuales del atentado.

Desde la década de los ’80, sin embargo, sus tácticas apuntan más a la infiltración y preeminencia ideológica a través de la propia academia, como tuve ocasión de comprobar con una amiga mía, psicóloga y estudiante de Filosofía que, un día que le pregunté si ya habían visto la Escuela de Frankfurt, me contestó desdeñosamente que sí, pero que ahora estaban en algo mejor. Inocentemente le pedí me dijera qué. Y para mi asombro respondió: Santo Tomás de Aquino –Sancta Simplicitas, Batman!-.

Si bien el medio universitario es idóneo para este tipo de propaganda y eventual proselitismo por su apertura a todas las ideas, otros medios escolares más “cautivos” también son vulnerables a dichas intromisiones, como aquí en el Estado cuando una o más brigadas antiabortistas, con la anuencia de la Secretaría de Educación, se introdujeron a las escuelas secundarias públicas para espantar a las niñas de Tercer Año con la exhibición del documental ad hoc EL GRITO SILENCIOSO, en aleve manera de engrosar sus bases de apoyo para sus recurrentes campañas sobre el tema.

Con estos antecedentes, el domingo pasado me sorprendió –y no- escuchar en mi estación preferida –de la que soy asiduo desde los años ’70-, Radio UNAM, un anuncio de la organización pararreligiosa ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS: ¿Qué necesidad tiene la Universidad Nacional de hacer de caja de resonancia para este tipo de grupos? ¿No es acaso la Institución científico-educativa con mayores recursos materiales y de personal altamente calificado del país, como para recurrir al empirismo tendencioso de dichas asociaciones digamos “civiles”?

Si hay realmente un interés institucional por el complejo problema del alcoholismo, adelante, se cuenta con todos los medios para abordarlo multidisciplinariamente y proponer esquemas de tratamiento también multifacético que contribuyan a su control como problema de salud física y mental social que es, sin remitir a los pacientes y sus allegados a las consabidas “soluciones” ready made que, en el mejor de los casos, sólo sustituyen una adicción por otra(s).

¿O se trata solamente de otra vuelta de tuerca en la aparente estrategia de devolver la Educación Pública a sus antiguos detentadores?

Fernando Acosta_Reyes

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño (SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 1608 invitados y ningún miembro en línea