La era del “I-Phone”
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

 

22 de octubre de 2014

(I-diotismo)

En la era nueva, ésta, donde la tecnología es cada vez más sorprendente, en donde los avances en la ciencia nos dejan con la boca abierta queda muy poco espacio para vivir la realidad. Y no es el avance tecnológico ni los agigantados pasos de la ciencia lo que nos priva de vivir realmente: lo que ocasiona esto es el bajo, bajísimo nivel intelectual que nos procuramos intencionalmente y que lo hacemos cada vez más convencidos del lema: “bendita ignorancia”.

Es status… esa palabra que tanto nos “define” en estos tiempo, el status que representa traer un aparato de telefonía móvil que nos identifica con un círculo social determinado, o que nos avala en reuniones familiares, de trabajo, con los amigos, etc, etc, etc. (Tal vez hasta en las iglesias, no sé). Nos hace partícipes de una comunidad “instruida” en el arte de “conocer” los pormenores de nuevas y sorprendentes tecnologías, nos faculta para ser “críticos” de las personalidades de los demás dependiendo de sus “status” otorgados por estos fabulosos dispositivos.

¿Saber sin saber? En realidad ¿sabemos de lo que hablamos cuando lo hacemos?

El gran truco de los monstruosos productores masivos de tecnología como Apple, Nokia, Motorola, Sony, etc. Es precisamente hacerte creer que posees un instrumento que te hará sobresalir de una manera sorprendente y que tendrás acceso a un mundo que solamente habías soñado al adquirir sus más recientes (y repetitivos) modelos de teléfonos inteligentes (Smart phones).

¿Estar siempre “conectados” es una ventaja?

Yo creo que no. A diferencia de los miles de usuarios que creen que la conectividad ininterrumpida es algo benéfico yo difiero enormemente al darme cuenta de que la conexión constante y total sustrae de la realidad, enajena y hasta provoca accidentes que en muchos casos son graves o mortales. Los usuarios que siempre están pendientes de lo que sucede en sus “vidas virtuales” dejan pasar oportunidades de hacer, crear, pensar en cosas más fundamentales y de corte real imprescindible.

Deben emplearse estos dispositivos de telefonía móvil como herramienta de trabajo, para estar comunicados e informados (aunque esto de la información ahora presenta cuestiones ambiguas que son motivo de otro tema de estudio) y no para verter nuestras vidas en ellos y querer sobresalir en la sociedad por medio de un elemento efímero, transitorio, irrelevante y carísimo.

Lalo MandragoreLalo Mandragore

facebook.com/DEIMOS.GORE 

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 717 invitados y ningún miembro en línea