Educarse en la nube digital
Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

 

 

06 de septiembre de 2014

El que les escribe no deja de sorprenderse. Hace un tiempo, no más de 10 años, tener una cámara de fotos digital era todo un avance tecnológico. Uno hacía la foto o millones de fotos con su cámara digital apretando un solo botón y apareció un nuevo problema. Según como se mire una nueva oportunidad de negocio. Surge el almacenamiento de datos en eso que se llama nube o almacenamiento en el cloud.

Así con el paso del tiempo, aparecen espacios en internet donde almacenar estas fotos digitales u otro tipo de documentos. Estos espacios, que no son en nuestro ordenador, sino en empresas que tienen su espacio comercial en internet, ofrecen servicios de almacenamiento de datos. Y muchas veces olvidamos que estos servicios algunos gratuitos o de pago, son servicios que pertenecen a empresas comerciales. Y la nube, el cloud, no deja de ser eso, un espacio de una empresa donde guardar información.

Efectivamente, la nube aparentemente es el sitio donde guardamos nuestros datos. Pero también nos olvidamos que es donde está nuestro correo electrónico, nuestra red social, nuestros videos y prácticamente nuestra vida digital.

A pesar de todo, no deja de sorprenderme cuando en medios de comunicación, un mes sí y otro también difunden el robo de información en la nube, sean de fotografías o de otro tipo de material. La seguridad, parece que tiene que ser uno de los puntales de estos sitios, cuando de hecho lo que debería ser un puntal es el almacenamiento en sí y su acceso a él.

No entro en materia, que tipo de material puede subir uno a la nube. Allá cada uno lo que haga con sus datos y la protección de los mismos, así como su propia intimidad.

La cuestión que planteo es a quien beneficia o perjudica el robo de datos en la nube y más si se hace eco en los medios de comunicación. Y tenemos tres actores, la empresa de almacenamiento, la persona o empresa a quien se le roban datos y quien hace el hurto.

Aparentemente, no vamos a tener el control de una vivienda en la nube (todo llegará). Sin embargo, vamos a depender de la empresa que nos ofrezca sus servicios sean gratuitos o de pago.

No sólo una persona física tiene datos en la nube. Miles de empresas, instituciones educativas como universidades o instituciones culturales como archivos o bibliotecas, tienen también sus datos en el cloud. Como consecuencia hay mucho dinero y prestigio en juego.

Por tanto, no es baladí hacer un estudio de riesgos antes de empezar a hacer nada.

Es nuestra obligación es formarnos e informarnos donde vamos a almacenar nuestros datos. También que garantías tenemos sobre ellos. Y que responsabilidad tiene la empresa que nos ofrece el servicio en caso de disfunciones,  sobre esos datos.

También no estaría de más saber que se va a hacer con esa información. Como ejemplo si se van a emplear con datos estadísticos, el nivel de seguridad y privacidad al cual estará sometida. También según el país donde nos encontremos, que ley de protección de datos nos ampara. Vale indicar así mismo saber qué ley ampara a quien ofrece el servicio.

Veo desde un punto de vista educativo, poder formarnos en todas las posibilidades que nos ofrece internet, sin ningún tipo de demonización. La red llegó para quedarse y sólo a través de la formación o de la educación en ella, hará que nos sintamos más cómodos en ella a la vez que vigilantes a los acontecimientos que en ella suceden.

juanjo boteJuanjo Boté (latiendadelosdatos.com) es blogger, profesor e investigador español.

 

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 769 invitados y ningún miembro en línea