Trendy:

RADIO Sabersinfin.com

0
0
0
s2sdefault

22 de octubre de 2014

El cuarenta aniversario de una noble institución
participando en la acción desde el fondo del averno
ha sido larga la lista de los que ya están acá
han sido muchos los nombres de esa Universidad.

La ”Casa Abierta al Tiempo” así la han denominado
en los mismitos infiernos se saca la relación
y van cayendo a la cuenta, que una nunca se saldó
Doctor Enrique Canchola nuevamente apareció
en la lista de pendientes que nunca se concretó.

Se inquietaba la Catrina e iba de aquí para allá,
tenía misión atorada, de a quién encomendará.

-¡Nunca pueden terminar de traer al personaje
cada que se nos ocurre, ¡sale magistral lenguaje
convenciendo a quien se asigna a no cumplir la misión!

Es por ello que inquieta quiere evitar confusión
enviará por fin a alguien que no podrá más fallar
pues es viejo conocido por la ciencia neuronal
materia que bien domina al que habrán de enlistar.

-Henry Gustav Molaison, (H.M), has sido tú el elegido
emprende ya tu camino, a los Estados Unidos
antes de todos los Santos, Canchola ha de arribar
en la Universidad de San Diego de visita él está.

Emprendió la travesía a tan lejana región
en la Universidad de California, pronto él se apersonó
El cerebro de H.M., Enrique justo admiraba
una reliquia de ciencia, de amnesia petrificada
viendo el buen resultado de lo digitalizado.

Cuando llegó Henry Gustav a cumplir con su misión

-Tengo yo que apresurarme a llevármelo de aquí
Doctor Enrique Canchola ahora si ha de partir.

-Quiero a usted manifestar que con honor acompaño
a quien con generosidad nos hubo ayudado tanto.

-Agradezco su decir pues me hacen sentir muy bien
mi memoria es muy corta y no logra comprender
el porqué de sus palabras, aunque mucho han de halagar
lo que si tengo bien cierto es que algo es familiar
cuando miro ese cerebro al que va a manipular.

-Fuiste tú muy generoso, tu cerebro fue fiel guía
a la ciencia neuronal, que muy poco conocía
ahora yo quiero explicarte, que en esta actualidad
tu mal hubiera sanado, sin sacrificio final.

-Me parece interesante lo que usted a mí me dice
pero ahora no recuerdo el porqué de esta encomienda
si es que yo interrumpí la labor que le ocupaba
una disculpa le doy, ¡No sé qué diablos pensaba!

-El que tu sistema olvide es de todos conocido
sin hipocampo ni lóbulo temporal, actuarás con desatino.

Partió así nuevamente, el que encomienda llevaba
se le olvidó a Molaison la misión de trasladar
a uno de los expertos en la función neuronal.

Será hasta el siguiente año, que nuevamente insistan
en llevar a Enrique Canchola, poniéndolo en su lista
¡Triste es su calavera!, no sé si lo lograrán.

Mientras tanto muy contento se quedó a celebrar
Todo lo que han dispuesto para los 40 y más
Regresando al cobijo de esa su amada UAM.

Enrique_Canchola_Martinez_2

* Enrique Canchola Martínez es profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa. E-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

next
prev
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev

Hay 3933 invitados y ningún miembro en línea