banner noviembre04

Búsqueda personalizada
Estás escuchando: Sabersinfin/Radio

Sabersinfin.com

Escúchanos en tu móvil

1o. Descarga e instala la versión gratuita.
2o. Busca Sabersinfin y ¡Listo!
xiialive
tunein

facebooklivestream.youtubetwittercelular..

  • radiosabersinfin
  • Arquetipo Actual
  • a2radio
  • La Intensa
  • Cantares de México
  • Óptica Jeshua
marco
CRISALIDA CAPSULA DEL TIEMPO

1

  • image
  • image
DANTE ALIGHIERI. LA DIVINA COMEDIA. SINOPSIS
Usar puntuación: / 102
MaloBueno 
Indice del artículo
DANTE ALIGHIERI. LA DIVINA COMEDIA. SINOPSIS
Páginas 2
Páginas 3
Todas las páginas

foto_elda_ruiz.jpgDANTE ALIGHIERI

LA DIVINA COMEDIA

Sinopsis

Por: Elda Ruiz Flores*

¿Quién fue Dante Alhigieri?

Poeta florentino que nació en 1265, de padres burgueses, aunque él aseguraba proceder de familia noble, y de hecho lo hace constar en el canto XV y XVI de el PARAÍSO donde habla de un vínculo familiar con un supuesto antepasado que había sido un caballero del emperador Conrado II de Suabia.

 

Dante participó activamente en la vida política de Florencia. De hecho, algunos documentos de la época lo ubican inscrito en el gremio de médicos y boticarios, ya que quienes no pertenecían a la nobleza no podían participar en el gobierno de la ciudad a no ser que fueran miembros de una corporación. En 1300 fue elegido como uno de los seis magistrados de Florencia, cargo en el que se mantuvo sólo dos meses. Más tarde, Dante, que era opuesto al papa Bonifacio VIII, fue expulsado por un periodo de dos años y le impusieron una elevada multa. Al no hacerla efectiva le amenazaron con ejecutarlo si regresaba a la ciudad.

 

El exilio del poeta fue entre 1307 y 1309. Durante este periodo sus ideas políticas sufrieron una considerable mutación y abrazó la causa de los gibelinos, que aspiraban a la unificación de Europa bajo el gobierno de un emperador culto y competente.

 

Alhigieri, durante su exilio, escribió dos importantes obras en latín: De Vulgari Eloquentia (1304-1305), que es un tratado sobre las ventajas que supondría el uso del italiano como lengua literaria. Y El Convivio (obra inconclusa), 1304-1307, que fue una recopilación o enciclopedia en 15 volúmenes del conocimiento de la época. El primero de los tomos sería un volumen introductorio, mientras que los 14 restantes incluirían otros tantos comentarios en forma de poema. Sólo logró completar los 4 primeros libros.

 

divina_comedia.jpg
  Ilustración: Carlos Omar Mejía*
Imagen de la Puerta del Infierno que encuentra Dante, en ella se representa al
pecado original y algunos de los castigos del infierno

 

Dante comenzó a escribir su obra maestra, la Divina Comedia, alrededor de 1307. Cada una de las secciones de la misma, incluye 33 cantos, excepto la primera, que incluye 34 y sirve como introducción. Este extenso poema está escrito en terza rima, una estructura rimada cuya distribución es la siguiente: ABA BCB CDC... etc. La intención de Dante al componer este poema era llegar al mayor número posible de lectores, y por ello lo escribió en italiano, y no en latín. Lo tituló Commedia porque tiene un final feliz, en el Paraíso, al que llega al final de su viaje. El poeta puede por fin contemplar a Dios y siente cómo su propia voluntad se funde con la divina. Este adjetivo, divina, no apareció en el título hasta la edición de 1555, llevada a cabo por Ludovico Dolce.

 

Indudablemente que sólo los compatriotas de Dante que vivieron en su época pudieron gozar en toda plenitud la hermosura del magnífico poema. Los extranjeros que nos vemos obligados a leerle traducido, en prosa y teniendo que distraer constantemente la atención en la imprescindible consulta de centenares de notas aclaratorias, no podemos percibir más que una sombra de las bellezas de la obra inmortal.

 

Las descripciones de las regiones celestes y de sus moradores —incluso Jesucristo—están hechas a base de escalonar las calificaciones y las exageraciones referentes a luces, destellos, resplandores, claridades, brillos y fulgores..., que, no obstante su abundancia y reiteración, ponen de manifiesto la mezquindad de la inspiración poética y del humano lenguaje frente a la grandeza infinita.

 

Los frecuentes simbolismos que aparecen en todo el poema y las numerosas conversaciones que Dante supone tener con diversas almas, que le cuentan episodios de su vida terrena y de sus culpas—casi siempre relativos a sucesos públicos y privados de su patria y época—, hacen algo fatigosa la lectura de la magnífica obra para los mortales de este siglo, que han de suplir su desconocimiento de aquellos episodios con la consulta de notas.

 

"A la mitad del camino de su vida", el poeta, "por haberse apartado de la senda recta, se extravió en un oscuro bosque", del que sale gracias a Virgilio, que, por encargo de Beatriz—personificación de la Teología, según muchos comentadores—, se ofrece a guiarle al lugar (el Infierno) donde los espíritus dolientes de los condenados llaman eternamente con desesperados lamentos a la segunda muerte, y a otro lugar (el Purgatorio) en que se sufren las llamas con alegría en espera de que llegue la ocasión de tener un puesto entre los bienaventurados; ofreciéndole que después otra alma más digna le guiará al Cielo.

 

Dante y Virgilio llegan a la puerta en cuyo dintel se leía la famosa inscripción: "Por mí se va a la ciudad del llanto; por mí se va al dolor eterno; por mí se va a la condenada raza; la Justicia animó a mi Sublime Arquitecto; me levantó la Divina Potestad, la Suprema Sabiduría y el Primer Amor (la Trinidad, según los comentadores). Antes de mí no hubo nada creado, a excepción de lo inmortal, y yo duro eternamente. ¡Oh vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!".

 

Cruzado el umbral, penetran ambos poetas en el lugar eternamente oscuro. Bajo un cielo sin estrellas resuenan los suspiros, quejas, blasfemias, llantos de dolor y apóstrofes iracundos de las almas de aquellos que vivieron sin alabanzas ni vituperios, que no merecieron el Cielo ni el Infierno y de las que el mundo no conserva ningún recuerdo.

 



 
Tenemos 5791 invitados conectado(s)

Sabersinfin.com Sureste

colaborador

Poema
José de Jesús Fernández Pérez

luis fernando paredes

Entrevista
Luis Fernando Paredes Porras

colaboradora

Poema
Guadalupe Martínez Galindo

colaboradora

Cuento
Gloria Carrasco Oropeza
  • Hoy y Siempre
Previous Next