6 BANNER SABERSINFIN ABRIL 2014 6
Búsqueda personalizada
EDUCACIÓN INICIAL PDF Imprimir E-mail
Usar puntuación: / 152
MaloBueno 

"Me asumí como educador cuando comprendí la valía de la educación inicial en la evolución del planeta"

Abel Pérez Rojas. (1970 -) Poeta y educador mexicano.

 

"La educación inicial es la huella indeleble que detona las potencialidades de los seres humanos"
Abel Pérez Rojas (1970 -) Poeta y educador mexicano.


"Claridad en el destino, al decir educación inicial es indicio de madurez profesional"
Luis Fernando Paredes Porras (1970 - ) Educador mexicano
 
"Haría un gran bien a los especialistas en educación impartir clases en el nivel inicial"
Abel Pérez Rojas (1970 -) Poeta y educador mexicano.
 

Educación Inicial 

Luis G. Benavides Ilizaliturri[1] 
1994

 

Vivimos en una situación de cambio --esto no es nuevo, como tampoco lo es decirlo ni reconocerlo-- donde todo parece desechable.  En consecuencia, mucho de lo que producimos o consumimos parece llevar ese destino.  Una fuerte tentación consiste en simular que los productos son de buena calidad.  Tal nos sucede con la educación de nuestros días.  En los discursos, en las declaraciones, en las políticas (¿o será en la política?, así en singular), la educación ocupa hoy día el máximo interés y a ella se han de dedicar los mejores y más amplios recursos.  En tanto, quienes de la educación vivimos, la exaltamos como la razón de ser de nuestra futura grandeza, como pueblo, como nación, hasta como pasajero de esta nave que es la tierra.  Pero a la postre no hacemos sino hablar bien o mal de la educación, esperar que algo se haga por ella, y proseguir como si nada debiera cambiar.


Hoy tocaría el turno a la educación inicial. 


Tendríamos que exaltarla; afirmar que sin ella no es posible ningún otro tipo, modalidad, o grado educativo; traer datos que parezcan fidedignos sobre su influencia en la primaria, en la secundaria, en la educación superior; mostrar las diferencias entre naciones que la tienen y las que no... en fin, hacer panegíricos sobre ella, y, una vez convencidos de su bondad, esperar que alguien tome iniciativas para que se convierta --al igual que la secundaria en México-- en educación gratuita, obligatoria y universal, y por si algo faltara, laica.


Otro día tocará el turno a la educación Superior, a la Media Superior, a la de Adultos, a la Educación para la Tercera Edad.  Luego, tendríamos a la Educación en Valores, a la ecológica, a la vial, a la forestal, a la de la salud...  Bueno, pero hoy se trataría --no lo olvidemos-- de la educación inicial.


Sin embargo, no quisiera seguir este camino de reflexión.  La verdad es que no creo en una educación inicial como la que acabo de describir porque, como lo señaló en su oportunidad el Programa para la Modernización Educativa, ésta se inscribiría lógicamente -- como el resto de las "educaciones mencionadas"-- en un marco de racionalidad ya superado y seguiría en la tendencia de efectuar cambios por adición, cuantitativos, lineales; de no hacer sino "más de lo mismo"[2] 


Por lo demás, no me cabe duda de que, quienes han sido atendidos con educación inicial, tienen desarrollos que los otros no.  Tampoco creo que sea necesario investigar sesudamente si son mejores estudiantes en la primaria y en los estudios posteriores.  Esto quedaría sin discusión.  Ni siquiera me interesaría traer cifras ante ustedes para vincular la práctica de la educación inicial con los avances de los países desarrollados del primer mundo--cifras que no poseo, pero que jamás consideraría consistentes, ni necesarias-- .


Por ello, para entrar en materia, los invito, si desean, a que reflexionemos juntos en primer término, alrededor del sustantivo EDUCACIÓN que INICIAL determina como adjetivo, pues el sustantivo parece ser el centro, el meollo (¿lo sustantivo?) de la cuestión en este importante encuentro.


1.    A propósito de educación


En las últimas décadas de este siglo se han precipitado cambios sociales, culturales, económicos, políticos que han sido precedidos de o acompañados por transformaciones conceptuales en la ciencia, la tecnología, la axiología y hasta en la interpretación cotidiana y popular del mundo.  Estas transformaciones y sus repercusiones no siempre son conocidas en los ámbitos políticos, y mucho menos en los campos educativos, por más que se trate de verdaderas revoluciones que afectan filosofías, teorías, lenguajes, métodos, estrategias de acción, relaciones humanas.


Muchos de quienes no aceptan estas revoluciones conceptuales como tales, pretenden interpretar los cambios como simples fenómenos explicables con técnicas de lógica formal empírica[3], y --aunque la mayoría de las veces sin ser plenamente conscientes-- asumen decisiones en las que las palabras que emplean tienen cargas semánticas totalmente distintas, ni siquiera sospechadas.  Y esto es porque sus conceptos han quedado fijados por la experiencia personal y obedecen a ella más que al desarrollo psicológico e histórico de la ciencia, donde efectivamente se ha producido la revolución conceptual.


El concepto mismo de revolución ha sufrido una profunda revolución.  Por ello se puede explicar que pensadores como Octavio Paz, por ejemplo, se opongan a su uso para referirse a situaciones tan novedosas en sus propuestas de sustitución de un sistema político, económico y social; y en la generación de un nuevo lenguaje y un nuevo estilo de hacerse oír, de promover transformaciones sociales, de reivindicar derechos, como lo está realizando la guerra Zapatista iniciada el 1 de enero en Chiapas.  


Recordemos que por revolución se entendió inicialmente el movimiento de objetos o cuerpos celestes en una órbita en torno a otros astros. Posteriormente el concepto está más vinculado a la idea de perturbación, alboroto, rebelión, cambio violento en las instituciones políticas de una nación.  El viejo concepto de que una revolución era sólo el retorno a un estado previo se ha abandonado poco a poco para referirlo particularmente a los casos en los que se provocan cambios mayores.  En los campos actuales de la filosofía de la ciencia, se entiende que una revolución implica fundamentalmente dos aspectos:  a) sustitución de un b) sistema[4].


Una revolución conceptual exige, por lo tanto, transformaciones sistémicas de percepción, interpretación y relacionamiento de entes que obligan tanto a la subjetividad humana como a la intersubjetividad a la reorganización de un todo y de las partes que conlleva.


En este sentido, la revolución en el concepto EDUCACIÓN, ha trastocado el todo de la educación y sus partes, lo cual exige una reorganización perceptiva, mental, social y  activa de cada uno de los elementos que tradicionalmente se le adjudican.


Así, al hablar de educación, estamos haciendo referencia a un concepto íntimamente vinculado con las transformaciones sociales, culturales, políticas, económicas.  Se trata de un concepto situado en tiempo y espacio.  No puede, por lo tanto, ignorarse este cambio radical y seguir apegados, sin más, a las visiones de siglos --ni siquiera de años-- que nos precedieron, donde todas estas circunstancias que sitúan el concepto eran diferentes, pues se consideraban ya determinadas.  NO.  Las transformaciones a que hemos hecho referencia  han trastocado la educación desde sus cimientos.

La importancia de analizar la educación desde la perspectiva de la revolución conceptual, nos da la oportunidad de vislumbrar una nueva coherencia entre lo que se pide a la educación moderna y lo que efectivamente ésta puede ofrecer.  A la vez, sólo en este cambio conceptual toma vigencia plena la educación inicial y su vinculación con el desarrollo y el bienestar, social, económico y cultural del pueblo.


"México ha emprendido decididamente el camino de la modernización.  La educación será la palanca de la transformación si los mexicanos encuentran en ella un medio para desarrollar nuevas capacidades:

¨    La capacidad de generar una estructura productiva, liberadora y eficiente con el apoyo del conocimiento científico y tecnológico;

¨    La capacidad de fortalecer la solidaridad social e identidad nacional y la cultura científica y tecnológica;

¨    La capacidad de los trabajadores para adquirir y humanizar nuevas técnicas de producción;

¨    La capacidad de ampliar las vías de participación democrática y plural;

¨    La capacidad para perfeccionar los servicios a fin de que repercutan eficientemente en el bienestar de la población.


Con la educación podemos hacerlo reafirmando nuestra identidad nacional, nuestro proyecto histórico y nuestra voluntad firme de consolidar la soberanía nacional"[5].


Sin embargo, es precisamente en el ámbito del quehacer educativo donde existe menor disposición al cambio sustantivo, lo cual se ha justificado alegando que la educación es el baluarte que preserva los valores, la cultura y los saberes que con tanto esfuerzo ha acumulado la humanidad a lo largo de los siglos.  Y es esta resistencia la que curiosamente aboga porque se insista en la conveniencia, en la necesidad, en la exigencia del mundo moderno de "adoptar" y promover la educación inicial.


Desde hace muchos años se habla de la crisis de la educación en nuestro país.  Esta afirmación se acompaña con no poca frecuencia con resultados de estudios --casi siempre de carácter numérico-- para hacer ver la pésima calidad de nuestra educación. De hecho, los resultados de los diagnósticos prácticamente no han variado sino ligeramente en números absolutos desde hace años, dado que siempre es más fácil denunciar las deficiencias educativas (particularmente las que se identifican con el sistema) que trabajar para resolver dichas lacras.

Por otra parte, los diagnósticos son casi siempre repetitivos, ya que seguramente están tomados de las mismas fuentes oficiales[6], y han servido para hacer públicas las lacras educativas que debemos sobrellevar los mexicanos: números alarmantes de reprobados anualmente, desertores, analfabetas y muchos otros datos de rezagos escolares.  Para hacer la situación más bochornosa, se comparan nuestros tristes logros con una supuesta superioridad de otros países: Japón, Corea, Francia y ¡hasta con Estados Unidos!

Con no poca frecuencia, se pretende razonar que la introducción de la educación inicial acabará con estos males.  En otras palabras, que si los niños son atendidos desde los primeros días de su infancia, se acabarán los terribles daños que la falta de educación o su deficiente calidad nos han causado: ausencia de responsabilidad y participación social; fallas en democracia[7],, la pérdida de valores, la inseguridad social, la desintegración de la familia, la pobreza, la falta de productividad, la indiferencia política.

No somos ilusos, por supuesto que se haría necesaria también mejor preparación y pago al magisterio de educación básica, y otros adendos que por acuerdo o decreto ya existen: secundaria obligatoria, más días de clase, más horas de matemáticas y español; organización de la materia de enseñanza según la lógica de las disciplinas: historia, geografía, civismo; retomar para la educación básica el curriculum de la época helénica: lectura, escritura, numeración; destinar más recursos financieros a la Secretaría de Educación Pública y desde ahí a los estados --para las escuelas-- y a las universidades.

Sólo así, --se podría sostener con la lógica de una visión conceptual ya obsoleta--con un sustento obligatorio de educación inicial, las esperanzas de renovación, progreso y desarrollo nacional podrían cifrarse en la educación: Con la educación, se afirmaría, acabaremos con la pobreza; se eliminará el desempleo, la inseguridad social, los abusos y la corrupción; entraremos a una economía sana del primer mundo; tendremos desarrollo, puesto que la educación es su palanca; habrá democracia; respetaremos las leyes; viviremos en unidad y armonía... Gracias a la educación --por supuesto sustentada en la inicial--, las familias estarán unidas, no habrá madres solteras, ni sobrepoblación, ni secuestros, ni asaltos, ni homicidios, ni fraudes, sino respeto, derechos humanos, ecología, valores profundos y mil maravillas más.

Ante estas expectativas anheladas como posible realidad, conviene preguntarnos:

¿Bastará que a la educación actual le añadamos cuatro años de educación inicial obligatoria, que además modifiquemos las listas de materias y los temarios de tales materias, que los maestros enseñen muy bien los contenidos de estas materias y que los niños sepan repetir --se afirma que críticamente-- esos conocimientos en los exámenes,  que asistan puntualmente los 200 días de clases, que tengan historia de México sistemática, que añadamos horas de matemáticas y de español, para vivir la democracia, incrementar la seguridad social, respetar y amar la vida, asumir un profundo respeto por la dignidad de la persona humana, la integridad de la familia; la convicción del interés general sobre el individual; generar sentimientos de fraternidad e igualdad capaces de eliminar privilegios de raza, sexo, economía... hacernos solidarios internacionalmente?

Está visto que, con la educación que hemos tenido hasta ahora, socialmente no hemos logrado prácticamente nada de esto.  Ni siquiera los mejores maestros ni las mejores escuelas - ni privadas ni públicas. 

Sin embargo, la pregunta queda en pie:

La introducción de la educación inicial, ¿será capaz de cambiar las escuelas,  y a la sociedad? ¿de generar progreso y desarrollo nacional?  ¿Es posible considerar que una nueva sociedad y su desarrollo pueden ser producto de la educación inicial?  ¿Bastará poner en práctica lo que sostiene el magnífico libro  “Todo lo que he necesitado saber lo aprendí en el Jardín de Niños”? 

La verdad es que YO no me atrevo a afirmarlo... por más que de antaño he promovido la educación inicial.

Sin embargo, aquí entra, me parece, en toda justicia la importancia de una revolución conceptual.  Se diría que en el uso del lenguaje, estas nuevas concepciones educativas están presentes, si bien por la incoherencia en su uso y en ciertas aplicaciones y conclusiones, es fácil descubrir que la tal revolución conceptual en el ámbito educativo es solamente nominal.

Desde hace décadas se redescubrió que la educación es un proceso que dura toda la vida.  Que el ser humano se configura mediante transformaciones continuas que lo humanizan durante toda su vida y que estos cambios también se dan en los grupos sociales: desde el núcleo familiar o del trabajo, hasta los estratos más complejos de la sociedad nacional.  La educación se percibe así como un movimiento personal y social permanente, como una evolución de la humanidad.  Evolución que compromete justamente las relaciones, individuales y grupales, consigo mismo, con el resto de la sociedad y con el entorno.

Esta transformación consciente de las relaciones, transformación deseada e intencionada, nos humaniza y por ello tiene la potencialidad de hacer realizable el desarrollo, el crecimiento armónico individual y social es propiamente lo que se considera hoy en día como educación.

Como se ve, se trata de un movimiento, de una permanente transformación que ni comienza ni  termina en las aulas.  Tampoco es monopolio de la escuela ni de los maestros.  Es --debe ser-- un compromiso asumido individual y socialmente.  La educación será palanca transformadora solamente si la sociedad la hace suya como palanca transformadora de sí misma.  Será generadora de bienestar, si es intención de cada uno de los miembros de la sociedad y de la sociedad en su conjunto llevar a cabo cambios que eliminen cuanto impide que el bienestar general se genere.  Este es un aprendizaje que no se da únicamente en las aulas ni durante doscientos días de clase al año.  Es un aprendizaje cotidiano y vitalicio. 

Porque no es la sociedad producto de sus escuelas --sería pedirles demasiado a las escuelas--; son las escuelas producto de la sociedad; ni siquiera es producto de la educación inicial -- sería pretencioso afirmarlo--; en este sentido, la educación moderna exige un pacto social en el que las escuelas, los maestros, pero además y sobre todo  el resto  de la  sociedad --incluyendo, por supuesto, niñas, niños, jóvenes y adultos, ancianos, hombres y mujeres-- en participación conjunta con el Estado Mexicano, hagamos de nuestras acciones concretas de cada día, situaciones de aprendizaje, generadoras de una nueva manera de ser, de hacer, de vivir, que haga realidad esos fines de la educación mexicana.

Este concepto, por ser de carácter universal, es capaz de romper creencias y de vislumbrar el fenómeno educativo en una nueva relación espacio-temporal, donde la escuela forma parte de un todo mucho más amplio, pero sólo tiene sentido si es coherente con:

A.  Una visión de los valores fundamentales de la sociedad mexicana y una clarificación de los fines de la educación.  La convivencia humana en la justicia y el bienestar general se planteó como finalidad última manifestada en:

¨    el respeto a la dignidad de la persona,

¨    el respeto a la integridad de la familia,

¨    la convicción del interés general sobre el particular,

¨    el sentimiento de fraternidad e igualdad,

¨    la solidaridad internacional.Esta finalidad exige aprendizajes de identidad, justicia, democracia y soberanía como ejes que conducen a la convivencia y al bienestar del pueblo.[8] 

B.   Un reconocimiento de la educabilidad perenne del ser humano y de la necesidad de dirigirla hacia la transformación significativa de las relaciones del individuo:

¨    consigo mismo,

¨    con la sociedad,

¨    con el entorno.

C.  La necesidad de ubicar el fenómeno educativo más allá de los muros de la escuela para devolverlo como función a toda la sociedad, en particular a la familia[9]. 

En esta concepción educativa, la naturaleza de la educación cambia respecto a quiénes son los agentes reales de la educación, de suerte que se descubra que el proceso educativo no es sólo un fenómeno que afecta al individuo sino también a los grupos sociales y a toda la sociedad.  De hecho, es preciso relativizar el hecho educativo diferenciando pero a la vez reforzando lo individual y lo social como dos manifestaciones educables de la energía humana.

Por tal razón, no puede haber educación sin:

A.  La participación social cada vez más real y comprometida.  Participación concebida y realizada como un proceso educativo en sí, tendiente a educar en la identidad, la justicia, la democracia y la soberanía.

B.   La concepción de la transformación educativa como movimiento social "que exige adhesión y compromiso" y que parte de la "solidaridad, como actitud, como enfoque y como contenido educativo, sin cuyos valores no es posible la educación moderna"[10].

 C.  La permanente revisión personal, familiar, grupal e institucional del sistema de relaciones consigo mismo, con los demás y con el entorno.

D.  La convicción de que la educación exige eficacia que sólo "se cumple si las vidas de los mexicanos son mejores y si los propósitos nacionales se cumplen"[11]

2. En torno a educación inicial

Larga ha sido la reflexión en torno a la educación.  Con la confianza de contar aún con la cooperación reflexiva de ustedes, me atrevo a proseguir.

La Educación Inicial toma otra dimensión cuando se la considera inserta en un concepto educativo donde lo sustantivo es la permanencia, la vitalicidad, la transformación de las relaciones en un triple nivel de dimensión individual y social (grupal).  En esta concepción, la etapicidad educativa es meramente de orden organizativo, y lo inicial de la educación se refiere más a un modo, a una estrategia, que a un periodo.

La revolución en el concepto de educación afecta de tal manera el todo y las creencias en su rededor, que exige reconocer que los agentes educativos de lo que llamaríamos educación inicial son los bebés, los padres, los hermanos, el resto de la familia, así como todos los que entran en contacto entre sí a partir de la presencia de un nuevo miembro en el ámbito familiar y social[12].

Esta transformación de relaciones de hecho se da.  Lo que la educación buscará es que se dé intencionadamente, orientada a una finalidad (valores), y socialmente comprometida. 

Quizá para explicar lo que esto significa sería interesante recurrir a la analogía de lo que la física cuántica nos presenta.  La física cuántica sustenta el principio de indeterminación --llamado por Heisenberg de "incertidumbre"-- que estipula la imposibilidad en microfísica de atribuir a una partícula en un instante dado una posición y una velocidad determinadas: cuanto más definida está la posición menos se conoce la velocidad, y viceversa.  Este principio dio origen a las paradojas de los "peces solubles" en un estanque:  El estanque sería como una caja absolutamente vacía con la excepción de un electrón solitario al cual se introduce una sonda que puede entrar en interacción con el electrón y producir una señal visible para el observador.  Antes de entrar en interacción, el electrón ocupaba toda la caja con una probabilidad más o menos grande de ser detectado en un lugar indefinido pero algunos con mayor probabilidad que en otros, es decir en unos lugares más diluido que en otros. 

Pues bien, en referencia a la educación --diluida en todo tiempo y en todo espacio--, concretar el hecho educativo sólo es posible si se hace "colapsar", es decir, si se hace presente la transformación de las relaciones para consigo, para con los demás y para con el entorno: entonces, este hecho educativo humaniza como acto decisorio que elimina la incertidumbre (lo inocuo o inconsistente) de cualquier acto realizado por un individuo o un grupo humano.  Al colapsarse como hecho educativo, se hace real la educación de quienes transforman sus relaciones.

Así concebida, la educación (que hoy llamamos inicial), a la luz de la educación permanente es un movimiento posible y dinámico desde la irradiación de la presencia de un bebé en casa, en la familia, en la sociedad.  Se trata de promover que la actividad del niño con la madre, con el padre, con el resto de la familia, con la sociedad concreta que lo rodea, y viceversa, se conviertan en procesos educativos intencionados y reales que converjan a la realización de personas y grupos humanos; de conjuntos acumulativos de acciones encaminadas al bienestar económico, social y cultural del pueblo; que dignifiquen a la persona y reafirmen la integridad de la familia, capaces de producir historia en común.

Al Estado, le corresponde promover que este movimiento sea sistemático, coherente, democrático y por lo mismo universal.  Que no concluya cuando los hijos entran a la escuela, que se comprometa no sólo con los hijos propios, sino con los hijos de todos los padres de la sociedad con la cual el mexicano interactúa.

Para algunos, quizá, las reflexiones hasta aquí propuestas en torno a la educación inicial podrían parecerles que no transforman nada.  Sin embargo, en la visión de la educación permanente, la educación no se "imparte"[13]; tampoco se dedica a los niños nada más; no se realiza por decreto sino conlleva un compromiso: el de asumir INICIALMENTE el movimiento de la educación permanente consigo mismo, el de lograr que cada uno de los momentos de la vida, de las circunstancias, de los espacios donde uno convive se transforme en un acontecimiento educativo, encaminado a hacer posible una mejor convivencia humana.  En seguida, a promover que esto suceda también en los seres que nos están o nos son más cercanos, así como en cada uno de los grupos de los que formamos parte. 

Pero esto también exige que dejemos de ver a los niños (a los de antes de nacer y los recién nacidos también) como animales carentes de razón, como seres incapaces de establecer relaciones personales, como entes sin afecto o sin posibilidad de crecer y desarrollarse, ya que esto contradice lo que afirman los avances de la ciencia (la psicología, la neurobiología, la pedagogía, entre otras).

La educación inicial toma así otra dimensión, abre nuevas posibilidades para hacer realidad la educación moderna, la que sí está vinculada al desarrollo de las personas y de los pueblos, la que es condición y acción de desarrollo.

A modo de conclusiones.

No es mucho lo que resta por concluir.

1.    En el contexto de la educación permanente, la educación inicial ha de concebirse como una ocasión para desatar procesos educativos en todos los que entren en contacto con una nueva vida humana.

2.    Estos procesos son reestructuradores de la persona humana, incluyendo la del niño o niña sin importar edad, sexo o capacidad.

3.    El motor de todo hecho educativo, es decir, aquello que le da consistencia y es capaz de darle trascendencia es su para qué.

4.    En México, el para qué de la educación ha sido socialmente determinado como razón de ser de nuestra nación: la convivencia humana manifiesta en el respeto a la dignidad de la persona, el respeto a la integridad de la familia, la convicción del interés general, el sentido de fraternidad e igualdad, la solidaridad internacional.

5.    Esta convivencia humana hace soberano a quien asume la educación como propia, individual y socialmente: al comprometerlo a luchar contra toda forma de esclavitud, contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios.

6.    Sólo así, la educación en simbiosis con la vida personal y social, será capaz de generar el DESARROLLO: democrático como sistema de vida fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; nacional, sin hostilidades ni exclusivismos, atento a la comprensión de nuestros problemas, al aprovechamiento de nuestros recursos, al aseguramiento de nuestra independencia económica y a la continuidad y acrecentamiento de nuestra cultura. 


 

[1] Comentario de la Dirección de Sabersinfin.com: El Dr. Luis G Benavides Ilizaliturri es Doctor en múltiples y diversas disciplinas, políglota, ha sido catedrático, asesor educativo y conferencista en todo el mundo, es considerado uno de los mejores educadores del planeta. Sabersinfin.com agradece la autorización del Dr. Benavides para publicar este material,  pero principalmente se honra de conocer a un hombre que ante todo lo caracteriza su profundo amor a la vida.

[2]  Cf. Programa para la Modernización Educativa 1988-1994. pág. 19.
[3]  Entre otros Carnap, Hempel, Popper - cuya influencia en terrenos tales como la economía, la pedagogía,  la política son decisivas aún en la actualidad.
[4] Cf. Thagard, Paul.  (1992, p.6)
[5]  Programa para la Modernización Educativa. 1988-1994.  pág. 17.
[6]  El Programa para la Modernización Educativa 1988-1994, presenta un diagnóstico serio, valiente y amplio del sistema educativo mexicano.
[7]  Bastaría analizar lo que la Ley General de Educación espera alcanzar con la educación  al explicitar sus finalidades en el solo artículo 7º .
[8]. Cf. Artículo 3º Constitucional.
[9]. De esta manera, familia, escuela, universidad, fuentes de trabajo cultura, deporte, iglesia, medios de comunicación, etc. habrán de convertirse en auténticos AGENTES EDUCATIVOS.
[10]. Cf. Programa para la Modernización Educativa, SEP. México 1989.  Pág. 17.
[11]. Ibídem.
[12]  que por supuesto es mucho antes del nacimiento, pues la sola noticia de su venida o el solo anhelo de su presencia es capaz de modificar las relaciones interpersonales, familiares y, en no pocos casos, hasta sociales.
[13]  Impartir es un barbarismo.  Se ha introducido indebida -o ingenuamente- en la terminología educativa --particularmente en  la literatura legal-- y en las últimas modificaciones al artículo 3º constitucional se conservó intacta.  El artículo 3º usó el término 6 veces y la Ley General de Educación del 13 de julio de 1993, lo utiliza solamente 18.  En su uso tomado del inglés to impart, se manifiesta una concepción de la educación en la que ésta es un objeto que el adulto tiene y generosamente distribuye, reparte u obsequia a quien es menos como ser humano para convertirlo en tal.
Comentarios (70)
  • maribel  - lemas por el dia de la educacion inicial
    Buenas tardes necesito urgente lemas x el dia de la educacion inicial se los agradecere.
  • Anónimo  - re: re: lemas por el dia de la educacion inicial
    :whistle: :woohoo: ;) :X :evil: :) :idea: :!: [quote=jaquelin horiuchi]necesito urgente poesia ,acrosticos ho versos alusivos al dia de la educacion inicial[/quote][quote=janeth]kiero 2 poesia o frase pequeña pàra mis hijas estan en inicial de 3 años me pidieron por el dia de la educacion inicial y noo se algo pa k aprenda rapido....gracias[/quote]
  • viktor alejandro  - inicial
    B) porfa necesito lemas por el dia de la educacion inicial


    URGENTE :woohoo:
  • roberto  - poesias
    necesito poesias porfavor al tq XD
  • Marco  - freces alucivas sobre la educación inicial
    necisito urgente freses alucivas sobre la educación inicial urgente gracias
  • patricia  - necesito lemas para educacion inicial xfa.gracias
    [color=navy][/color] :kiss: :confused: [b][/b][i][/i][u][/u][img][/img] atte3 patty
  • patricia
    NESECITO LEMAS SOBRE EDUCACION INICIAL..GRACIAS :confused: :(
  • steysi  - educacion inicial
    nececitoooo lemas de educacion inicialaa!!!!!!!!!!!!!!!!! :cheer: :silly: :whistle: ;) :pinch: :D :P :X
  • jaquelin horiuchi  - re: lemas por el dia de la educacion inicial
    necesito urgente poesia ,acrosticos ho versos alusivos al dia de la educacion inicial
  • Cesar R  - Necesito URGENTE lemas sobre Educación Inicial
    [b][/b][i][/i][color=purple][/color][size=medium][/size]Necesito URGENTE lemas sobre Educación Inicial

    Gracias,

    Cesar R.
    Lima - Perú
  • gisell  - lema sobre la educacion inicial
    PORFA AYUDAME CON EL LEMA LONECESITO URGENTE
  • janeth  - poesia ala educacion inicial
    kiero 2 poesia o frase pequeña pàra mis hijas estan en inicial de 3 años me pidieron por el dia de la educacion inicial y noo se algo pa k aprenda rapido....gracias
  • magaly  - frases o lema sobre educacion inicial
    necesito frase o lemas sobre educacion inicial para 4 años urgente gracias
  • evelin  - lemas por el dia de la educacio ninicial
    necesito0 lemas alucivo al dia de la educacion inicia please
  • marjory ruiton lopez  - educacion inicial
    [color=purple][/color]necesito frases cortas o lemas corots alusivo añl dia de la educacion inicial
  • Sabersinfin.com  - Frase de Educación Inicial
    "La educación inicial es la huella indeleble que detona los potenciales de los seres humanos"
    Abel Pérez Rojas.
    Educador mexicano
  • mela!!  - frases sobre la educacion inicial !!!
    [color=fuchsia][/color][size=large][/size] :dry: necesito0!!frases sobre el dia de la educacion inicial urgente es pa el qole!! de hna :side: :D
  • Mariana  - ¿Qué es la educación inicial?
    Les comparto esto que me encontré en la página de la SEP, para contextualizar la educación inicial:
    Educación Inicial es el servicio educativo que se brinda a niñas y niños menores de seis años de edad, con el propósito de potencializar su desarrollo integral y armónico, en un ambiente rico en experiencias formativas, educativas y afectivas, lo que le permitirá adquirir habilidades, hábitos, valores, así como desarrollar su autonomía, creatividad y actitudes necesarias en su desempeño personal y social.

    La Educación Inicial es un derecho de las niñas y los niños; una oportunidad de las madres y los padres de familia para mejorar y/o enriquecer sus prácticas de crianza, y un compromiso del personal docente y de apoyo para cumplir con los propósitos planteados.

    Actualmente Educación Inicial es una realidad mundial, indispensable para garantizar el óptimo desarrollo de los niños y las niñas. La importancia que tienen los primeros años de vida en la form...
  • Mariana  - ¿Qué es la educación inicial?
    Actualmente Educación Inicial es una realidad mundial, indispensable para garantizar el óptimo desarrollo de los niños y las niñas. La importancia que tienen los primeros años de vida en la formación del individuo, requiere que los agentes educativos que trabajan en favor de la niñez, cuenten con conocimientos, habilidades y actitudes adecuados para elevar la calidad del servicio que se ofrece.
    Fuente: sep.gob.mx
  • Anónimo
    NECESITA LEMAS RELACIONADO A LA EDUCACION INICIAL
  • Anónimo  - re:
    [quote=Anónimo]NECESITA LEMAS RELACIONADO A LA EDUCACION INICIAL[/quote]
  • andres  - nesecito fraces de la educacion inicial
    fraces por el dia de la educacion inicial porfaavor es urgente
  • Paola Chavez Puitiza  - profesora de educacion inicial
    [color=fuchsia][/color] :confused: necesito lemas de educacion inicial pleace
  • Paola Benites Quezada  - Frases alusivas al Día de la Educación Inicial
    Buenas tardes!
    En el jardin de mi hijo (3 años)nos han pedido entre otras cosas que hagamos una pancarta con alusión al Día de la Educación Inicial. Por favor necesito frases con alusión a esta fecha.
    Muchas gracias.
  • medalit  - urgente lemas
    por favor necesito urgente lemas por el dia de la educación inicial para 4 años.
  • melany  - lemazzz
    [color=gray][/color][color=fuchsia][/color][size=medium][/size] :evil: zii necesitoo lemazz de la educacion inicial no encuentroo.!!!! :confused: :evil: :evil: :evil: :evil: :woohoo:
  • Anónimo
    ENVIAR FRASES URGENTE HACERCA DE LA EDUCACION INICIAL
  • Anónimo  - re: lemas por el dia de la educacio ninicial
    [quote=evelin]necesito0 lemas alucivo al dia de la educacion inicia please[/quote]
  • gladys rojas torres  - lemas alucivos a la semana de la educacion inicial
    :unsurealucivos a la semana de la educacion inicial:
  • gladys rojas torres
    LEMAS ALUCIVOS A LA SEMANA INICIAL
  • ely  - educacion incial
    porfavor necesito lemas sobre la educacioninicial :) :kiss: :D :confused: :confused:
Tu opinión es muy importante, escribe tus comentarios y éstos aparecerán publicados en diez minutos.
Tus detalles de contacto:
Comentario:
Seguridad
 
Tenemos 6199 invitados conectado(s)

ABEL PÉREZ ROJAS MARZO 2014

Artículo
Abel Pérez Rojas

renesanchezjuarez

Artículo
René Sánchez Juárez

Ricardo Montes de Oca

Poema
Ricardo Montes de Oca

JUAN CARLOS TREJO

Artículo
Juan Carlos Trejo
ABEL PÉREZ ROJAS MARZO 2014 Abel Pérez Rojas
Fernando Acosta
Artículo
Fernando Acosta Reyes

Filo Huesca 5

Desnúdate Conmigo
Filo Huesca

ABEL PÉREZ ROJAS MARZO 2014

Artículo

Fernando Acosta

Artículo
JUAN CARLOS2
Camino sin Fronteras
Juan Carlos Martínez
alberto hidalgo v
Artículo
Lázaro, Rivera y sus largos brazos de encubrimiento y complicidad
Guillermo Alberto Hidalgo Vigueras

Luis Fernando Paredes Porras 7

Artículo
Luis Fernando Paredes Porras
 
  • Hoy y Siempre
Previous Next