Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

13 de agosto de 2016

“Las fiestas se han convertido en excelente distractor,
porque así como somos los mexicanos, ¿quién dice no a celebrar?”
Abel Pérez Rojas

Se cumple un aniversario más del inicio de la guerra de independencia de México de la dominación española, pero nuestra situación actual de país dista mucho de ser la de una nación independiente y en paz, por eso no hay nada que festejar.

Algunas fechas memorables no se festejan, se conmemoran; sobre todo cuando se atiende a las gestas históricas en las que algunos o muchos dieron su vida para cambiar la situación en la que se vivía.

Festejar implica hacer fiesta para celebrar algo. Conmemorar es “Recordar públicamente un personaje o acontecimiento”.

Festejar es jolgorio y diversión. Conmemorar es reflexión y análisis.

El 16 de septiembre se festeja la independencia de México de la corona española y el surgimiento como nación “independiente”, y en ningún momento del año se recuerda nuestra situación de total dependencia a la economía norteamericana, tal vez una sana interdependencia estaría bien, pero se trata de un verdadero sometimiento y sujeción... así que ¿cuál independencia nacional es la que se festeja?

Mire usted unos ejemplos: a tal grado es la supeditación de México hacia los Estados Unidos, que hoy día nuestro futuro es preocupante por el eventual triunfo de Donald Trump y su propuesta innegociable de crear un muro fronterizo pagado por nosotros.

A esto hay que agregar la caída de los precios internacionales del petróleo, el reajuste a la baja de la expectativa de crecimiento del producto interno bruto y los miles de muertos con motivo de la llamada “guerra contra el narcotráfico”, tan sólo como muestra de lo que sucede en el ámbito social.

¿Festejamos la independencia de España y no deberíamos preocuparnos y ocuparnos de nuestra dependencia económica, militar y política de los Estados Unidos?

¿Realmente somos independientes? ¿Podemos asumirnos como independientes y soberanos cuando lo que vivimos desde hace décadas es un sistema a modo que mutó de un partido único a una casta de partidos políticos que viven a costa de la mayoría?

Si ponderamos el 16 de septiembre de otra forma unos y otros estaríamos contra la pared.

En otras condiciones culturales e intelectuales de nuestro pueblo el 16 de septiembre significaría la ocasión para llamar a cuentas a quienes nos gobiernan y evaluar qué tanto han contribuido para hacer de este país una nación soberana e independiente.

Y por otra parte, en todo esto cómo hemos contribuido para que las cosas estén de ese modo.

Es a la luz de todo esto como se entiende la conveniencia de festejar y no de conmemorar.

Una ocasión que podría ser un paréntesis serio de reflexión como nación, lamentablemente se ha convertido en una gran fiesta después de la cual la cruda moral y física nos recuerda nuestra pobreza como nación y como personas.

Imagen: monitorexpresso.com

Abel Pérez Rojas (@abelpr5) es doctor en Educación Permanente. Dirige: Sabersinfin.com

  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev
next
prev

Hay 5898 invitados y ningún miembro en línea