Dosis nutricional adecuada mejora producción de piña

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

PALMIRA, 18 de mayo de 2017 — Agencia de Noticias UN-

Así lo estableció un estudio que comparó el tratamiento de nitrógeno, fósforo y potasio usado por los agricultores de una pequeña asociación para sus cultivos de piña en Santander de Quilichao, con tres tratamientos con diferentes dosis (alta, media y baja) recomendados por la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Palmira.El tratamiento con dosis media tuvo los mejores resultados, pues se alcanzaron mayores rendimientos en la cantidad y calidad de la fruta obtenida.

Con la nueva dosis, el promedio de producción de piña alcanzó un estimado de 104 toneladas por hectárea, que para esta asociación era de 70, frente al promedio nacional de 80.

Este proyecto se planteó a raíz de la inquietud de los agricultores respecto al requerimiento nutricional del cultivo, por lo que pidieron la asesoría científica de la U.N. Sede Palmira sobre los planes de fertilización, para conocer cómo debían fertilizar sus suelos, pues ellos manejaban sistemas tradicionales.

El trabajo fue realizado por Jennifer López Montoya, ingeniera agroindustrial y magíster en Fisiología de cultivos de la U.N. Sede Palmira, en conjunto con los agricultores.

Para las comparaciones se usaron parcelas de las que se evaluaron cerca de 5.000 plantas con seis tratamientos: tres dosis recomendadas por la Universidad, dos tratamientos usados por los agricultores, y un testigo. Con esto se valoraron diferentes dosis de nitrógeno, fósforo y potasio, que son los elementos que requiere el cultivo en mayor cantidad.

Al determinarse que las dosis del segundo tratamiento eran las mejores, se les demostró a los agricultores que estaban utilizando urea en exceso, pues aplicaban 13.000 kilogramos por hectárea, cuando la dosis requerida es de 807 kg.

Ese uso desmedido estaba causando un desgaste económico y ambiental, además de contaminar el aire, el suelo y el agua, y generar un desequilibrio nutricional.

El proyecto incluyó análisis foliares, que consisten en tomar muestras de las hojas y determinar con estudios de laboratorio la cantidad de nutrientes que esta tiene y, por ende, la planta.

Dicho estudio se realizó en diferentes épocas del ciclo de cultivo, hasta cuando se empezaba a formar el fruto; una vez formado se evaluó la cantidad de nutrientes que se absorbieron en cada tratamiento.

Los agricultores manifestaron que tenían una producción de piñas muy pequeñas que, en términos de clasificación, son consideradas de baja calidad. Estas características están ligadas a la nutrición y el equilibrio entre fósforo, potasio y nitrógeno.

Los suelos de la región presentaban altos índices de acidez, por lo que también se trabajó en la corrección del pH. Todas las recomendaciones se socializaron con los agricultores, quienes adecuaron la forma de fertilizar haciendo un uso responsable de los nutrientes y teniendo en cuenta que la piña es su base económica.

Este proyecto, reconocido como tesis meritoria, recibió financiación de la U.N. Sede Palmira y de la Alcaldía de Santander de Quilichao. También contó con el acompañamiento de los profesores Herney Darío Vásquez –director del Grupo de Investigación de Frutales Tropicales de la U.N. Sede Palmira–, Juan Carlos Menjivar, Héctor Fabio Ramos y Mario Augusto Dávila, además de 13 estudiantes de Ingeniería Agronómica de la U.N. Sede Palmira.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*