Empatía reduce ansiedad de pacientes en cuidados intensivos

 
Facebooktwittergoogle_plusmail

BOGOTÁ D. C., 17 de marzo de 2017 — Agencia de Noticias UN-

Para Martha Cecilia Triana, doctora en Enfermería de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), la cercanía de la enfermera ayuda a disminuir los niveles de ansiedad y angustia registrados en un adulto en la UCI. Sin embargo, esta capacidad se optimiza en un 50 % si se potencian aún más las habilidades en empatía, tal como lo demuestra un entrenamiento liderado por ella a 11 enfermeras del Hospital Santa Clara de Bogotá.Con esta formación –inspirada en la teoría de la enfermera estadounidense Hildegard Peplau, que consta de cinco sesiones y que se reporta por primera vez en el país– los comportamientos empáticos presentados por las profesionales de la salud aumentaron en un 15 %.

Estos se miden por medio de una escala especializada que evalúa 12 comportamientos empáticos. Antes del entrenamiento las enfermeras registraban cinco en promedio, después presentaron siete.

La principal mejoría se dio en la capacidad de escucha. Según la docente Triana, “la idea es que si ellas le preguntan al paciente, por ejemplo, cómo se encuentra, y este dice que ‘bien’, no se limiten a eso: a partir de ahí le pueden preguntar otras cosas, demostrarle que les interesa escucharlo, entenderlo y apoyarlo. Si el paciente dice algo que ellas no entienden, no hay que quedarse ahí, es necesario profundizar”.

En ese contexto, el entrenamiento se enfocó en el análisis de casos específicos y destinó sesiones a auscultar, por ejemplo, el lenguaje no verbal de las personas.

Para la docente Triana no se trata de un asunto menor: “si la ansiedad del paciente disminuye este se puede adaptar mejor a la situación, lo cual ayudará considerablemente en su recuperación”.

Cabe resaltar que después se hizo la misma prueba en una Unidad de Cuidados Intermedios, donde los niveles de ansiedad se redujeron en un 50 %.

Con el fin de llegar a estas conclusiones, la profesora analizó 324 encuentros entre las 11 enfermeras y diferentes pacientes durante el suministro de medicamentos. Específicamente se evaluaron 162 encuentros antes del entrenamiento y 162 después.

El nivel de ansiedad se medía por medio de una escala (de 1 a 5) especializada denominada FAS. A mayor valor, más ansiedad.

Según la doctora Triana, la recepción del entrenamiento fue positiva, lo cual motiva a la implementación de nuevas experiencias.

Fuente: agenciadenoticias.unal.edu.co

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*