Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to Twitter
raymundo garcia.jpgLA POLÍTICA DEL CINISMO Y PISOTEO A  LOS POBRES
Raymundo García García*
 
El pragmatismo político que le caracteriza a José Alarcón Hernández,  reconocido en su muy particular y sui generis concepción del poder, plasmado en una de sus obras “las normas del Poder Puebla espejo de la nación”;  en su participación dentro del Consejo General del Instituto Electoral del estado de Puebla, desnuda su concepción de la lucha política, señalando sin ningún rubor la perversa utilización de la miseria, de la pobreza, del analfabetismo y de la marginación social, que los gobiernos priistas han alimentado, llevando al Estado de Puebla al tercer lugar de pobreza y marginación, porque simplemente es fuente de votos para el PRI.

 

 

 

“-en- la lucha por el poder, en fin, en fin. La plebe; los no letrados; los no ilustrados; esos van a dar el triunfo –al PRI- quiérase o no”.
 
Don José Alarcón, ante la desesperación que se adelanta a un proceso de descomposición tricolor, que en las cuentas de Roy Campos, muestran un peligroso cierre de las preferencias electorales entre PRI y PAN, tan sólo en la ciudad de Puebla en 10 puntos, sin arrancar campañas,  ya nos imaginamos como se pondrán las cosas cuando se muestren en poco tiempo las tendencias frente a frente de las dos coaliciones: Compromiso por Puebla versus Puebla Avanza. Porque el discurso triunfalista de los tricolores, simple y sencillamente se ha venido cayendo a diario, porque no es lo mismo la unión de dos fuerzas políticas; que la unión de cuatro fuerzas, más la multiplicación de organizaciones no gubernamentales apostadas por impulsar un gobierno estatal alternativo.

La plebe, la masa, dice Don José Alarcón, como amigo y fiel seguidor del neo elitista Ai Roderic Camp, sabe que ya no la controla el PRI, la masa, la plebe, le eran saqueados sus apoyos, para entregárselos a incondicionales y activistas tradicionales. Hoy día, gracias a los censos permanentes los programas de política social, llegan a los que menos tienen, y saben perfectamente que no sólo reciben un apoyo económico, sino atención digna, formación humanista de su personalidad, con cursos permanentes que están encaminados a cambiar el sentido de sus vidas y esto se debe única y exclusivamente a las políticas impulsadas por los gobiernos federales panistas.

Los no letrados, los no ilustrados de Don José Alarcón, pueden ser una población tan restringida o tan amplia, según la interpretación; también son adjudicados al PRI como parte de su voto cautivo. Con estas afirmaciones ahora se comprende cabalmente porque en el presente sexenio se han impulsado un conjunto de acciones que conducen a la movilización de maestros, al cierre de escuelas, a la cancelación de clases; porque sin y sencillamente el alfabetismo, la educación en cualquier nivel, es un acto de traición al PRI es necesario ser burro para ser priista, mayor cinismo político no se puede mostrar.

Pero este tipo de comentarios coloquiales, no deben sorprender a nadie, cuando Don José Alarcón, se ha caracterizado en impulsar acciones políticas y electorales más allá del simple pragmatismo quien no recuerda  el proceso electoral de 1989, cuando resolvió las disputas internas de su partido a través de volados, como si se tratara de repartir helados, sin el más mínimo respeto por reglas democráticas; o la asesoría para la resolución de conflictos electorales por encima de la ley, imponiendo cuatro regidores de representación cuando sólo la ley permitía dos, o repartiendo sin ton ni son, juzgados menores, agencias auxiliares del MP, tesorerías y demás estructuras burocráticas, a fin de dejar satisfechos a todo mundo, siempre y cuando se les convidara el poder.

Ahora se comprende porque otros seis años Puebla fue llevada a la marginación y pobreza, deterioro educativo y disminución de la competitividad. Afortunadamente frente a este cinismo político muy a la poblana, que se manifiesta por el pisoteo a la ley electoral, haciendo precampaña cuando no se debe, está una sociedad hastiada y hartada, que anhela darse un gobierno estatal  alternativo.

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

Más de la obra de Raymundo García García: