Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn
raymundo garcia.jpgLA UAP EN CRISIS, HACE 20 AÑOS
Raymundo García García


El próximo 18 de octubre del presente año, se cumplirá el XX aniversario de la remoción del entonces rector de la UAP, por el Honorable Consejo Universitario, y al mismo tiempo la ilegal e ilegítima decisión de nombrar una Junta de Gobierno, en lugar de un rector sustituto, como lo ordenaba la ley orgánica.

La causa del entuerto que le costó a una comunidad universitaria un periodo de inestabilidad y crisis institucional, fue generada por dos causas: a) El mal referente de una decisión ilegal tomada por el Consejo Universitario en junio de 1966, de nombrar una ilegítima Junta Administrativa, después de la presentación de la renuncia al cargo de rector el Dr. José Garibay Ávalos,   por supuesto, con la complacencia del gobierno estatal y b) la instauración por acuerdo del Consejo Universitario a principio de los años ochenta, bajo el control del PCM, de identificar el proceso de nombramiento del rector al de una elección constitucional con voto universal, directo y secreto, en lugar de respetar en mandato de la ley de ver el nombramiento del rector como eso, un nombramiento en manos del Consejo Universitario, previa auscultación, previa consulta a la base universitaria.

De ahí que la remoción del mando del rectorado 1987 – 1990, y el nombramiento de una junta, dentro de la coyuntura del proceso de sucesión gubernamental en Puebla, produjo la confrontación de intereses entre autoridades de la federación –el secretario de la SEP era el Lic. Bartlett, futuro aspirante a gobernador- y en Puebla el gobernador hacia lo propio para tratar de influir en el proceso sucesorio; de ahí que, el gobierno estatal tomó como bandera de justificación de no reconocimiento de la Junta, su ilegal e ilegítima designación, entregando el subsidio al rector destituido hasta en tanto cuanto, el Consejo Universitario no corrigiera su decisión y se ciñera al mandato estricto de la ley, lo cual se lleva a cabo hasta el mes de diciembre de 1989, en la coyuntura del pago de aguinaldo a los trabajadores.

El contexto de la crisis universitaria lo dan las siguientes notas periodísticas de la época:
El Sol de Puebla, 16 de octubre de 1989, p. 3. Con otra marcha, la universidad conmemorará hoy el movimiento estudiantil popular de 1964. Luis Ortega Morales director de comunicación dijo” que a partir del movimiento de 1964, la relación entre el sector estudiantil y el popular se hizo más directa. Por eso, hoy se requiere de la participación de universitarios, obreros, organizaciones campesinas y populares en la lucha para  hacer frente a la política restrictiva del Estado….La defensa de la autonomía universitaria e incremento de subsidio a la UAP son las demandas que deben encontrar eco en la sociedad”. El Sol de Puebla, 18-X-89, p. 10.  La SEP propone a la UAP reordenamiento financiero.  En respuesta a la solicitud de UAP de un subsidio justo y oportuno que permita atender el quehacer académico, de investigación y difusión de la cultura, ayer por intermedio del gobernador, la SEP propuso a esta institución un reordenamiento financiero que posibilite modificar la situación sobre el supuesto exceso de personal  El gobernador planteó, que de acuerdo a los estudios  realizados por la SEP, ésta institución debiera modificar el número de plazas por suplencias. Asimismo,  la SEP calcula que con motivo del cambio del plan de estudios del bachillerato a sistema anual, que trajo consigo una disminución de la matrícula, para la UAP, le tuvo que representar un ahorro considerable. Le fue hecha la observación al rector que el sistema de seguridad social no se ajusta a los requerimientos instrumentados a nivel nacional de acuerdo al nuevo plan de salud. El Sol de Puebla, (19-X-89) Abierta pugna por el poder en la UAP. ocho columnas.- Después de atropellada sesión el rector denunció un “fallido golpe de Estado”.- Sus oponente expresan que no lo pretendían pero esperan el justo momento de su salida. Mientras el rector,  denunció ayer un fallido “golpe de estado” que pretendía darse en su contra en una sesión del Consejo Universitario tensa, con intentos de violencia y con una duración de 5 horas y media, la cual fue suspendida al plañirse el rector por  la llegada del ex rector anterior, un grupo de consejeros que pedía sesión privada y que continuó discutiendo en otro recinto, declaró que no pretendía ayer tal golpe, más espera que en el justo momento salga éste.

Esta crisis universitaria permitió el cambio de sistema y de rumbo de la centenaria universidad pública poblana que le permitió reconvertirse para mantener el liderazgo que hoy la enorgullece, en el ámbito nacional e internacional.
 

*Raymundo García García es mexicano, catedrático, investigador y doctor en Ciencia Política.

Más de la obra de Raymundo García García: