Minuto a Minuto

RADIO Sabersinfin.com

0
0
0
s2sdefault

7 de octubre de 2016

Nuevamente llegó el 2 de octubre y la obligada conmemoración de los sangrientos hechos de 1968: marchas, discursos, el recuerdo doliente de una gesta casi heroica, pero otra más de protagonistas convenientemente derrotados.

Este es el punto, como en la anécdota que nos relató hace décadas un crítico de cine, acerca de la condición impuesta por Gobernación –en plena época de “apertura democrática” (¿?)-  a los cineastas deseosos de  filmar insurrecciones populares del pasado, de que al final de sus películas, los rebeldes fueran vencidos por las fuerzas del Gobierno… que aquéllos se apresuraron a aceptar con tal de realizar sus conmovedoras  obras de “contenido social”, con lo que hasta tentativas históricas de revolución, quedaron convertidas en propaganda contrarrevolucionaria.

Con esto se despolitizaba un cine político por esencia, quedando si acaso en remedo de tragedia griega, en la que nadie se atreve a desafiar a los Dioses -¡olímpicos, para variar!- y salir, no digamos victorioso, sino siquiera ileso.

Un recurso alternativo para lo mismo y que no exige tantos (actores) “extras”, es montar un (melo)drama familiar o de pareja con el Movimiento como telón de fondo, de modo que la emotividad propia de la problemática familiar o las vicisitudes de la relación de los amantes, inhiba cualquier aproximación RACIONAL a los graves hechos que relata la parte documental de la cinta. Y así, tutti contenti: el filmmaker con su obra; las Autoridades, descendientes políticas o incluso familiares de los antiguos genocidas, con su “honor” intacto y hasta el público, convencido de haber sido cumplidamente informado de los hechos.

De este modo pueden llevarse a la pantalla cuantos “Rojos Amaneceres de Verano” se quiera o hagan falta, sin mayores contratiempos. Otra cosa sería de seguir los lineamientos del “viejo” Bertolt Brecht para un teatro didáctico-político, pero la intención aquí es entretener lacrimosamente, no hacer CONCIENCIA en el espectador.

Es perfectamente posible hacer un análisis teórico-político decente de este tipo de acontecimientos sociales, como lo demostró aún antes de los sucesos de octubre, el libro MAI 68: UNE RÉPÉTITION GÉNÉRALE, a propósito del Movimiento francés de ese mismo año. (Si de algo adoleció su correspondiente mexicano, fue precisamente de producción teórica, como alude inintencionadamente Luis González de Alba en LOS DÍAS Y LOS AÑOS.)

Este temerario desdén por la teoría vendría a reflejarse lastimosamente en los 6 puntos del famoso “Pliego Petitorio”, igual que en la conducción del Movimiento mismo y (la ausencia de) una contraofensiva ideológica eficaz a la propaganda del Régimen –incluido el amarillista libelo EL MÓNDRIGO-.

Pero también y hasta nuestros días, en el concepto de la Historia como TELENOVELA, en que la dinámica sentimental de los personajes resulta… impotente, frente a la enormidad de las fuerzas individuales enajenadas, el LEVIATHAN de Thomas Hobbes, con el consecuente mensaje –no tan subliminal- de RESIGNACIÓN ante lo (artificialmente hecho) INCOMPRENSIBLE.

Imagen: pabloraulfernandez.blogspot.com

Fernando Acosta Reyes (@ferstarey - es fundador de la Sociedad Investigadora de lo Extraño, SIDLE), músico profesional y estudioso de los comportamientos sociales.

next
prev
  1. Facebook
  2. Twitter
next
prev

Hay 3620 invitados y ningún miembro en línea